Opinión

Las “bombas de tiempo’’
en la CNS

Hace un año, el hoy comisionado de Prevención y Readaptación Social de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), José Luis Musi Nahimas, reconocía que las cárceles federales eran una bomba de tiempo.
Musi reconoció entonces que había una gran improvisación de autoridades penitenciarias en todo el país y que nadie se preocupaba por su capacitación.

El funcionario explicó en la entrevista: “Yo me pongo en la piel del director del penal: seguramente estoy pidiendo apoyos, recursos, presupuesto, mayor seguridad, capacitación, más personal, más actividades deportivas como lo marca la Constitución, más programas de salud, más trabajo y capacitación para el mismo, más educación; pero nadie me hace caso.”

Hoy que, sin embargo, tiene la oportunidad de corregir lo que criticó, Musi no ha hecho nada.

En cuanto a la improvisación de autoridades penitenciarias que cuestionaba, su área administrativa, incluyendo a los funcionarios “de apoyo’’ o “patito” , tienen poca o nula experiencia en el sistema penitenciario.

Ojo, penitenciario no es igual que policial.

Tampoco han llegado los apoyos a los Centros Federales de Readaptación, que de manera desesperada le han solicitado -por no decir suplicado- más personal, uniformes para el personal del Centro, medicinas para los internos, la continuidad y conclusión de las obras de remodelación y ampliación en proceso y la colocación de equipo tecnológico de seguridad.

Y lo más grave es que Musi tendría que responder por qué casi devolvió a la Secretaría de Hacienda la mitad del presupuesto autorizado del año pasado teniendo tantas necesidades sin cubrir y ocasionando un gran deterioro a la infraestructura penitenciaria federal; algunos centros, incluso, trabajan con un número de personal operativo por debajo del mínimo recomendado.

Musi tenía razón; los penales son una bomba de tiempo… que él se ha negado a desactivar.

****

No se sorprenda si antes de irse de vacaciones de Semana Santa los senadores aprueban la reforma político-electoral. Las negociaciones avanzan a paso veloz pues parece que la oposición ha condicionado la aprobación de la reforma en telecomunicaciones a la aprobación de las leyes secundarias en política.

****

El gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, entregó viviendas a familias del municipio de Altamirano. Velasco dio a conocer una inversión de 200 millones de pesos para infraestructura básica en dicho municipio y destacó que como parte de las acciones de la Cruzada Nacional contra el Hambre se entregarán más viviendas en la región Selva de Chiapas.

Buen esfuerzo entre estado y Federación.