Opinión

La verdadera
confesión del 'Chapo'

1
   

   

Ficha Chapo 2016 (Cuartoscuro)

En la entrevista de El Chapo con Sean Penn hay varias afirmaciones que deben subrayarse y apostillarse. A final de cuentas, Guzmán Loera es uno de los empresarios más exitosos en la historia del tráfico de las drogas. Y digo empresario, invocando la definición que utilizaba Milton Friedman, en su célebre entrevista de 1991: “Las personas que llevan el tráfico de drogas no son distintas del resto, excepto que tienen más iniciativa empresarial y menos preocupación por dañar a otros. En ese sentido, son más irresponsables. Pero tienen un negocio y tratan de obtener tanto como pueden”.

Las tesis del Chapo, como puede constarse, obedecen a esa lógica y son el resultado de más de cuarenta años de andar trajinando.

1. “El negocio del tráfico de drogas no va a terminar porque con el paso del tiempo somos más personas, y esto nunca va a terminar”. Apostilla: la demanda crea la oferta, pero es la prohibición la que genera un mercado negro internacional de cientos de miles de millones de dólares.

2. “Nunca hice algo para inducir al público a consumir más drogas. La gente, en cierto modo, quiere saber lo que se siente o cómo son los gustos. Y entonces la adicción se hace más grande”. Apostilla: la experimentación con sustancias que producen estados alterados es inherente a toda sociedad libre donde el individuo elige sus acciones y pasiones. La demanda nunca se va a terminar.

3. “El día que yo no exista no va a mermar lo que es el tráfico de drogas”. Apostilla: mientras las utilidades sean estratósfericas siempre habrá valientes o temerarios que todo lo arriesguen por obtener ganancias. Es la metáfora de la Hidra: por cada cabeza que se corta, brotan dos.

4. “Desde que empecé en el negocio del tráfico de drogas hasta ahora se produjo una gran diferencia. Hoy en día hay un montón de drogas, pero en aquel entonces las únicas que conocíamos eran la mariguana y la amapola”. Apostilla: el mercado de las drogas, a lo largo de 50 años, lejos de disminuir se ha complejizado y sofisticado, incrementando su volumen y atractivo. No hay ninguna razón para que el futuro sea diferente.

5. La otra lección del Chapo no es verbal sino práctica y deriva de su fuga: el poder de corromper del crimen organizado es directamente proporcional a los cuantiosos ingresos que deja el mercado de las drogas.

6. El crimen siempre ha existido y existirá, lo que genera la prohibición son criminales con un poder descomunal. De Pablo Escobar a El Chapo, pasando por el Señor de los Cielos y tantos otros, la partitura es la misma.

7. Hay, por lo demás, factores internacionales que han tenido efectos inesperados. La exitosa política de Bill Clinton, en los años noventa, para cerrar la ruta del Caribe a los cárteles colombianos derivó en el fortalecimiento y empoderamiento de los capos mexicanos. El propio expresidente de Estados Unidos, en una de sus visitas a México, hizo un mea culpa al respecto: “desearía que no tuvieran narcotráfico, pero no es su responsabilidad. Nosotros cerramos las rutas por aire y agua, y entonces el tráfico se desplazó a tierra y yo me disculpo por ello”.

8. Por lo demás, el señalamiento del Chapo sobre la multiplicación del tipo de drogas no hace sino confirmar que la política prohibicionista es un verdadero trabajo de Sísifo. A mayor numero de drogas, más regulaciones y prohibiciones. Pero mientras más sustancias se prohíben, más sustancias se generan.

9. La conclusión para los países latinoamericanos es evidente: el poder de fuego y corrupción de los cárteles jamás será vencido o contenido. La guerra fallida contra las drogas hipoteca fatalmente al Estado de derecho.

10. La regularización de la mariguana, más allá de constituir un derecho humano que debe ser respetado, es apenas la respuesta inicial a un problema complejo que no ha podido ser resuelto.

11. Cincuenta años de guerra fallida contra las drogas confirman el fracaso rotundo del prohibicionismo. El Chapo lo ha experimentado mejor que nadie. Y, como nadie, tiene poderosas, millonarias razones para oponerse a la regulación de la mariguana u otras drogas. Porque eso sí terminaría con su negocio. Esa es su verdadera confesión y lección.

Twitter: @sanchezsusarrey

También te puede interesar:
2016, año cannabis
Reflexiones en torno a España
Lecciones de Venezuela