Opinión

La TV pública mexicana se presenta en Francia

Desde hace decenios, la televisión mexicana había sido representada en el Mercado Internacional de Programas de Televisión (Mipcom) en Cannes, Francia, de manera preponderante por firmas comerciales. Se dirá que es lo adecuado tratándose de un mercado donde expositores y compradores realizan acciones de ese orden; todo bien excepto que la identidad nacional no podía estar tan sólo en manos de particulares, era indispensable la presencia de algo mayor y eso sólo lo puede otorgar el Estado.

Eso mismo se pensó en Inglaterra al término de la Segunda Guerra Mundial y para ello extendieron los servicios de la radio, hasta crear la BBC de Londres. De igual manera, los japoneses se enfrascaron en la idea de crear una simbología propia para lo audiovisual que ya despuntaba y forjaron la NHK. Esto se repetirá cuando los países líderes de la Comunidad Europea realizaron lo que al principio fue el Mercado Común. En consecuencia, Alemania y Francia se dieron a la tarea de crear lo que hoy probablemente sea el canal cultural más importante de Europa: ARTE. En los tres ejemplos emblemáticos, sus creadores buscaron alcanzar la identificación de sus productos con el sentir nacional respectivo.

Nuestro país, rico en talento comercial, ha venido trabajando los mercados internacionales hasta convertirse en el exportador número uno del mundo, lo cual habla de un potencial extraordinario; a esto le faltaba el compromiso de producciones que difundan la otra parte, la que le da sentido y estructura a nuestro ser nacional; con este espíritu la televisión pública se presentó en Francia. La delegación fue encabezada por la presidencia de Conaculta y armonizada por lo que era el OPMA y hoy es ya el Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano. Además concurrieron TV UNAM, la Dirección de Televisión Educativa, Canal Once y Canal 22.

La ocasión resultó propicia ya que México fue el invitado de honor a este acontecimiento donde participaron más de 100 empresas motivadas por Proméxico de la Secretaría de Economía.

El Mipcom agrupó en esta ocasión a empresas, agentes y organizaciones de más 190 países y fue en ese marco que la televisión pública dio a conocer a sus integrantes, propósitos y lo que es definitivo: sus producciones. Así, y de acuerdo con la vocación de cada entidad, la Universidad Nacional mostró sus logros, trabajos y protagonistas universitarios; el Canal Once hizo lo propio con los politécnicos, y el Canal 22 con producción propia variada en la que sobresalieron documentales de los grandes artistas mexicanos: Frida Kahlo, José Revueltas, Diego Rivera, Carlos Fuentes, Sor Juana, Octavio Paz, María Félix, David Alfaro Siqueiros, etcétera.

Estas expresiones nuestras serán vistas en numerosos países y no sólo proporcionarán a esas variadas audiencias el talento de nuestros creadores, también extenderán una identidad nacional artística que tanta falta hace se conozca con fines culturales, históricos y también turísticos.

La televisión pública se vigoriza en este tiempo para dejar de ser una existencia marginal tanto en forma interna como en el extranjero. Y para ello, también se labora en todas las expresiones de la nueva tecnología de la que son tan adeptos nuestros niños y jóvenes.

Twitter: @RaulCremoux