Opinión

La 'trampa' que
nunca existió

    
1
  

    

SNA

Lo he dicho hasta el cansancio: lo más relevante de este 2017 es la formación –en su totalidad– del nuevo Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), y dentro de este sistema la creación de uno de los órganos más importantes: el Comité de Participación Ciudadana (CPC). ¿Por qué? Porque además está integrado por cinco ciudadanos y ciudadanas con una trayectoria destacada en la transparencia, la rendición de cuentas o el combate a la corrupción. Cito el Libro Blanco de la Comisión de Selección del SNA: “funge como la instancia de vinculación con las organizaciones sociales y académicas relacionadas con las materias del Sistema Nacional Anticorrupción. Asimismo, preside el Comité Coordinador del SNA e integra el órgano de gobierno y la Comisión Ejecutiva del Secretariado Técnico del SNA. Tiene además funciones para proponer políticas anticorrupción, metodologías e indicadores de evaluación. Es por ello que el CPC tiene una función vital de cara a la ciudadanía: asegurar el control democrático y la rendición de cuentas de la política anticorrupción del país”.

Por eso, cuando un diario de circulación nacional publica en sus ocho columnas “Evidencian ‘trampa’ en sistema anticorrupción: Muestran irregularidades en comité ciudadano; seleccionan aspirante que obtuvo menor calificación”, hay que señalar que esto es totalmente falso, no existe 'trampa' alguna y no existe ninguna irregularidad. La nota periodística, publicada el 29 de junio, señala que “según las cédulas de evaluación de los cinco aspirantes, la comisionada Mariclaire Acosta Urquidi obtuvo 207 puntos en su evaluación, mientras que otros de los aspirantes, como Gerardo Lozano Dubernard, recibió una calificación de 233 puntos y no fue seleccionado”. Este dato es cierto, pero no significa que hubo algún tipo de 'trampa'; en la metodología de selección publicada desde diciembre de 2016, se apuntaba que además de estas cédulas de evaluación se consideraban otros elementos para la selección, pero vámonos por partes.

Para la creación del Comité de Participación Ciudadana, se formó una Comisión de Selección conformada por nueve integrantes propuestos por organizaciones de la Sociedad Civil e Instituciones de Educación Superior y de Investigación; esta Comisión fue designada por el Senado y tomó protesta el 18 de octubre de 2016. Apenas 20 días después, esta comisión publicó la convocatoria para formar el Comité de Participación Ciudadana, esto fue el 7 de noviembre de 2016. La recepción de candidaturas se cerró el 12 de diciembre de 2016 y la metodología de selección se publicó el 15 de diciembre de 2016. Por último, el acuerdo de designación de los integrantes del CPC fue el 30 de enero de 2017.

Donde debemos detenernos es en la fecha de la publicación de la metodología de selección. El 15 de diciembre pasado en la página www.comisionsna.mx se encuentra un documento titulado “Metodología para la valoración de los expedientes presentados por las y los candidatos a integrar el Comité de Participación Ciudadana del SNA”, ahí se explica de manera clara la metodología de evaluación de candidatos y se señala que además de las cualidades verificables establecidas en la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción, existen Criterios complemenarios para su selección, así lo apunta el texto publicado en diciembre pasado: “Otros elementos que se valorarán en la decisión son la diversidad de género, geográfica, de experiencias profesionales y de perspectivas disciplinarias. También se considerará con especial cuidado las trayectorias de vida, la aptitud de trabajar en un órgano colegiado, la independencia, la capacidad de vinculación con la sociedad y la calidad de juicio”.

Así que no sólo dependía la selección de una buena calificación en la cédula de evaluación, sino también de otros variables igual de importantes; lo apuntó bien Juan Pardinas, director del Instituto Mexicano para la Competitividad e integrante de la Comisión de Selección del CPC, en los micrófonos de W Radio: “De las cinco personas que escogimos, cuatro de ellas fueron las que obtuvieron los puntajes más altos, sin embargo, nos enfrentamos a un tema que es bastante evidente, que es una de las manifestaciones más perversas y dolorosas del problema de corrupción en México, hablo de la crisis de derechos humanos y es una vertiente que tenemos que explorar, no vamos a resolver la crisis de derechos humanos en México si no enfrentamos el problema de corrupción (…) y por el tema de DH había que encontrar a una persona especializada en este tema, que trajera esta agenda al interior de la CPC del SNA, y Mariclaire Acosta es una persona que lleva décadas en la trinchera de los derechos humanos, que tiene todo el respeto de la comunidad de organizaciones que trabajan el tema y ese fue el factor principal que llevó al CPC a escoger a Mariclaire, fue el tema de derechos humanos”.

Así de transparente la decisión de la Comisión de Selección del Comité de Participación Ciudadana del SNA, todo publicado en tiempo y forma, no hay 'trampa', no existe nada oscuro en la creación de un órgano fundamental para la lucha contra la corrupción. Al parecer, varios empiezan a temblar, es normal, señal de que este grupo de ciudadanos va por buen camino.

Twitter: @jrisco

También te puede interesar:
Tiene que leer esto
“Los huevones de siempre”
A repartir el pastel