Opinión

La tortura en México

 
1
 

 

El Ejército Popular de Liberación (EPL) chino ha cristalizado la nueva doctrina encapsulada en la noción de "defensa activa".  (Bloomberg)

La grabación muestra a una mujer sentada en el suelo. Tiene el rostro cubierto con una camiseta, sus manos están atadas, y llora mientras a su lado una mujer con vestimenta militar le hace preguntas.

Al no obtener las respuestas que quiere, la mujer con vestimenta militar coloca una arma sobre la cabeza de la mujer que se encuentre en el piso y luego una bolsa de plástico para impedirle respirar y torturarla en esa forma “¿Vas a hablar? ¿Ya te acordaste, o quieres más?” le dice la mujer con vestimenta militar “Contesta lo que te estoy preguntando, quién es la pinche María”. La mujer sobre el piso, después de que le quitan la bolsa de la cabeza, le responde: “¿Qué María? Yo no la conozco”. Ante su respuesta, la mujer con vestimenta militar le dice: “Pinche vieja dramática, si estabas respirando, hija de tu puta madre… ¿ya te acordaste, o quieres más bolsa? ¿O quieres agüita, o quieres toques?”.

Además de la mujer que coloca la bolsa, en el video se observa a otra persona con uniforme militar, y a otra con uniforme de la Policía Federal.

Este es el relato que, palabras más, palabras menos, aparece en los periódicos junto con dramáticas fotos de la mujer atormentada y de l@s militares que están ejecutando este infame acto.

Nuestro ejército, admirado por algunos y temido por otros, actuando como un grupo más que violenta a la ciudadanía indefensa ¿Quién dio la orden de tortura? ¿Quién y por instrucciones de quién se filmó este infame acto? ¿Cuál es el propósito? Acotémoslo, no se trata del ejército, sino de unos cuantos miembros que actúan como otra más de las vulgares fuerzas del orden público que en ocasiones padecemos.

Este caso, por tratarse del ejército, causó conmoción tanto en los medios nacionales como en los internacionales.

Hillary Clinton, aspirante a la candidatura demócrata a la presidencia de EU….exhortó al gobierno mexicano a imponer "altos estándares" a sus fuerzas militares y policiales para que no violen los derechos humanos, luego de difundirse el video arriba mencionado. Acotó: "Estoy preocupada por los derechos humanos en México. No creo que violar los derechos humanos de la gente sea la mejor manera para que el país (México) esté en posición de derrotar a los cárteles criminales". (Reforma, El Universal).

Por su parte, el Secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, tuvo una inédita intervención ante miles de miembros de las fuerzas armadas congregados en el Campo Militar número 1. Destacamos de su largo discurso, lo siguiente: “Malos integrantes, que empañan la labor de miles, deben ser denunciados… estos hechos deplorables, que denigran la confianza que la sociedad tiene en ellos…son sucesos aislados….la indignación que viven los integrantes del Ejército y la Fuerza Aérea mexicana por los hechos lamentables que ocurrieron hace 14 meses por parte de malos integrantes de nuestras instituciones empañan la labor de miles… así como los 100 años de lealtad a las instituciones y a la sociedad… los militares tienen la obligación de denunciar actos contrarios a la ley, que atentan contra los derechos de los ciudadanos. .. la delincuencia se contiene con la ley en la mano, y no violando la ley…lo ocurrido en Ajuchitlán del Progreso fueron actos irracionales y equivocados, que indignan y denigran a las fuerzas armadas…en nombre de todos, ofrezco una sentida disculpa a la sociedad agraviada”.

El Secretario de la Defensa Nacional estuvo a la altura de las circunstancias, reconociendo los hechos, actuando en contra de l@s militares delincuentes con la ley en la mano y, sobre todo, ofreciendo una disculpa pública a nosotros, la sociedad agraviada, disculpa que merecemos.

El ejército mexicano, como todas las instituciones, tiene en su seno algunas personas indignas, esto es inevitable, pero lo importante es actuar con energía cuando los hechos se conocen, salgan o no a la luz pública. Lo cierto es que no corresponde al ejército actuar como policía, pues no es su vocación ni su responsabilidad. El tiempo pasa y la solución no se encuentra ¿Hasta cuándo? preguntamos nosotros.

Es difícil pedir perdón, pero el que esto hace, se engrandece. El ejército mexicano, comandado por el Secretario de la Defensa Nacional, actuó con fuerza y dignidad en este lamentable caso que esperamos no se repita. Pero pronto, lo más pronto posible, el ejército debe regresar a sus cuarteles y una policía digna y profesional debe ocupar su espacio.

¿Será sólo un sueño, un sueño más de este eterno y viejo soñador que quiere ver un México mejor para sus hijos?

Mañana será otro día.

El autor es presidente de Sociedad en Movimiento.

También te puede interesar:

Panama Papers

En el arrancadero

Obama en Cuba