Opinión

La tiranía de Grecia sobre Alemania

1
 

 

Paul Krugman. La tiranía de Grecia sobre Alemania.

No me he vuelto loco. Este encabezado es el título de un libro clásico de Eliza Marian Butler, que sostiene que la cultura alemana fue deformada por una obsesión con la antigua Grecia, lo que nada tiene que ver con los problemas actuales de política macroeconómica.

Pero el título del libro me vino a la mente cuando leí la meditación del economista Simon Wren Lewis sobre dos hipótesis distintas respecto al desastroso giro hacia la austeridad de 2010 (puede leerse aquí).

Una hipótesis, escribe, es que simplemente fue mala suerte: Grecia estalló a finales de 2009, y falsas analogías entre los problemas económicos de Grecia y los de otros países pronto dominaron el debate de la política; a esta helenización del discurso puede llamarla la tiranía de Grecia, no tanto sobre Alemania, sino sobre toda la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

La otra hipótesis es que Grecia fue simplemente una herramienta útil para gente que de cualquier forma habría girado la política en la dirección incorrecta.

Si los problemas económicos de Grecia no hubieran ocurrido, esta gente habría encontrado otras excusas. Considere, si lo prefiere, el hecho de que Nick Clegg, viceprimer ministro de Gran Bretaña, declaró recientemente en una columna de The Telegraph que los eventos recientes en Grecia son un argumento a favor de las políticas de austeridad.

Coincido en gran parte con la segunda hipótesis, no sólo por los motivos que menciona el Sr. Wren Lewis, sino por lo que escuchaba en el otoño de 2009, antes de Grecia; principalmente, que incluso con la administración Obama, y pese a costos de endeudamiento muy bajos, muchas autoridades se las habían ingeniado para convencerse a sí mismas y entre ellas, que la posición fiscal de Estados Unidos era frágil. Otros escuchaban lo mismo.

Grecia ciertamente facilitó que se vendiera esto. Pero la determinación de obsesionarse con el déficit de cara al desempleo masivo estaba muy arraigada.

Devaluación interna en Grecia

Un punto que parece relevante para las discusiones sobre la “Grexit” (la salida griega del euro): en este punto no está claro que Grecia necesite un gran impulso de competitividad.

La “devaluación interna” vía caída de precios es muy costosa, pero Grecia recientemente ha estado pagando costos increíbles, y ha alcanzado una drástica disminución en salarios relativos.

¿Por qué, entonces, podría presentarse una salida del euro? La principal respuesta serían los bancos griegos, que dependen de la disponibilidad de un prestamista de última instancia, función que el gobierno griego no puede desempeñar porque no es dueño de la moneda.

Lo que esto significa es que si Grecia es orillada a abandonar el euro, será porque Bruselas y Fráncfort de hecho han optado por tomar de rehén al sistema bancario griego, y Grecia se ha negado a pagar el rescate. Como que es otra perspectiva, ¿o no?

Twitter: @NYTimeskrugman

También te puede interesar:
Un cambio de régimen en Suiza
Castigado por respetar las reglas
Deflación en Europa, la vimos venir