Opinión

La Surface 2, Samsung y el caso de Elop


 
 
Falta menos de un mes para que la actualización de Windows 8 (llamado ahora 8.1) pueda ser descargada por parte de los usuarios que registraron una experiencia limitada con el anterior sistema de Microsoft, que tan polémico fue. No obstante, esta firma no se detiene, y ayer lanzó dos tabletas nuevas, la Surface 2 y la Surface Pro 2.
 
 
Todo indica que Microsoft va hacia arriba. Sus títulos en Wall Street acumulan una ganancia de  23 por ciento este año, desde un punto muy bajo en enero. Asimismo, la prensa especializada vio con mejores ojos el lanzamiento de sus dos tabletas ayer, sobre todo los precios: la Surface 2 costará en Estados Unidos 449 dólares en su versión básica con 32 gigabytes. Se venderá en 22 países antes de que termine el año.
 
 
Estas semanas han sido muy movidas para la industria de tecnología y gadgets. La liberación del sistema operativo iOS 7 para el iPhone hace unos días fue aplaudida y comentada como pocas veces por su gran evolución. 200 millones de personas lo descargaron ya. Pero el signo de interrogación para Apple era si los precios de su iPhone 5c y 5s serían lo suficientemente bajos para competir contra aparatos que llevan Android. Aparentemente sí lo fueron, a decir de los 9 millones de teléfonos que vendió en el primer fin de semana del lanzamiento.
 
 
A su vez, Samsung puso la vara alta con el Galaxy Gear que presentó hace unos días en Berlín. Se trata, como se supo, de un dispositivo de muñeca que se conecta con otros dispositivos móviles y avisa a los usuarios acerca de los mensajes y correos que van llegando. A su vez, permite hacer llamadas sin tocar siquiera la pantalla. Basta con decir a quién se quiere llamar, y listo. Otros aparatos ya le compiten; pero el Gear tiene la doble virtud de la gran escala que tiene Samsung y la velocidad con que se adelantó a lo que supuestamente sería el iWatch de Apple.
 
 
La dinámica competitiva es particularmente intensa en este momento. Microsoft desea estar de regreso con sus tabletas, sí, pero no debe perderse de vista la polémica que desató en Finlandia con el fichaje de Stephen Elop, de Nokia, por los 25 millones de dólares que recibirá de bono por su traslado a la estadounidense. Como estrella de futbol.
 
 
Twitter: @SOYCarlosMota