Opinión

La suerte del Pacto por México


 
¿Cuánto más aguanta el Pacto por México?
 
Según el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, todavía tiene larga vida porque faltan muchos temas por resolver –lo cual es cierto-, y porque ha servido para seguir negociando con las dirigencias de los partidos políticos “con mayor presencia electoral’’.
 
 
El problema es que los presidentes de esos partidos, con excepción del priista César Camacho, han sido duramente cuestionados por sus bancadas en las Cámaras de Diputados y Senadores al grado tal que lo aprobado en el Congreso poco tiene que ver con lo acordado en el Pacto.
 
 
Puede que el Pacto sea un catalizador, pero en buena medida, su continuidad depende de que los próximos presidentes del PAN y el PRD, sean tan benevolentes en sus posiciones como hasta lo han sido Gustavo Madero y Jesús Zambrano.
 
 
Eso está por verse.
 
 
****
 
 
Bien a bien no se sabe si son todos los que están o están todos los que son.
 
 
Y es que la lista de candidatos a ocupar una de las cinco vacantes en el Instituto Federal Electoral no están los nombres de Mauricio Merino, José Woldenberg, ni el “mil candidaturas’’ Juan Ramón de la Fuente, cuyos nombres supuestamente se barajaban en el seno del Pacto por México.
 
 
Entre los 64 aspirantes registrados ante la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados están Alberto Alonso y Coria, ex director del Registro Nacional de Población, Agustín Basave Benítez, actual director de Posgrado de la Universidad Iberoamericana.
 
 
Arturo Bolio Cerdán, Consejero Electoral del IEEM, ex magistrado del Tribunal Electoral del estado de México; Rolando De Lasse Cañas, ex coordinador de Adquisiciones, Servicios y Obra Pública del TEPJF
 
 
Mauricio Farah Gebara, quien dejó ayer el cargo de secretario general de la Cámara de Diputados, Arturo Horacio Gamboa Chabban, ex director ejecutivo de Prerrogativas y Partidos Políticos del IFE en 2008, Ciro Murayama Rendón, doctor en Ciencias Económicas y Empresariales y Javier Santiago Castillo, ex presidente del IEDF.
 
 
****
 
 
A Nicolás Maduro se le sigue haciendo bolas el engrudo en el asunto del avión mexicano “inhabilitado’’ por su ejército.
 
 
Maduro dijo que el avión estaba “full de droga’’, pero no explica qué pasó con el cargamento ni el tipo de droga que había en la aeronave.
 
 
Además, contra toda lógica elemental –que ya es pedirle mucho a quien ve a su padrino político en pájaros y humedades-, su muy intrépido Ejército ¡quemó la evidencia! de un delito muy grave, si es que las cosas ocurrieron como dice que fueron.
 
 
Y si es cierto que el avión fue incendiado en tierra, ¿su Ejército tiene reumas como para no haber detenido a los tripulantes? ¿O estos se evaporaron por un complot del imperialismo y aparecerán burlándose de él en Saturday Night Live?
 
 
****
 
 
Que ahora sí, que ya estuvo y que nadie podrá evitar que esta misma semana se discuta en las Comisiones Unidas del Senado de la República la iniciativa de reforma política.
 
 
De lo que se conoce es que la intención es quedar bien con todos; bien con el PAN, bien con el PRD y quién sabe si con la ciudadanía.
 
 
Porque aún cuando el PAN y el PRD fueron juntos en su propuesta de reforma, al final cada uno trató de sacar provecho particular.
 
 
Si habrá reelección de diputados y senadores; se había propuesto la de alcaldes pero eso está en veremos; NO habrá segunda vuelta, aún, pero se tratará de impulsar una figura que permita la integración de un gobierno de coalición si no se obtiene la mayoría absoluta.
 
 
Y del Instituto Nacional de Elecciones, ni hablar; será un pequeño monstruo.