Opinión

La silenciosa colonización del internet

Durante el Segundo Encuentro de Televisión Pública recién terminado en Puebla, el sociólogo Ignacio Ramonet dio a conocer los datos de su última investigación y con ello los nuevos retos a los que la humanidad se enfrenta.

Comencemos por mencionar que, en el mundo, el gran monopolio del entretenimiento que era la televisión abierta ya está dejando de serlo para ceder su espacio a los medios digitales.

Las nuevas tecnologías han penetrado –en 43 de los principales países–, a los grupos de jóvenes que van de los 14 a los 29 años del modo siguiente: 77 por ciento de quienes viven en ciudades, poseen un celular; 22 por ciento tienen una tableta y 81 por ciento tiene acceso a internet.

En todo el planeta, el uso de la televisión abierta y gratuita está bajando y se sitúa en 59 por ciento mientras que la Tv de paga está subiendo y ya alcanza 41 por ciento. Por otra parte, 29 por ciento de quienes tienen pantalla de Tv la usan para ver películas y series que no son de la programación televisiva, ven DVD, blue ray o internet, Netflix, etcétera.

El tiempo de uso diario es de dos horas con 36 minutos para la computadora; la tableta acapara una hora con 38 minutos, la Tv dos horas con 17 minutos y el tiempo diario del celular es el más alto de todos los aparatos digitales de comunicación con tres horas y 39 minutos. Se le tiene en mano, 169 veces al día. En cuanto a redes sociales, es de 196 minutos para Youtube, 128 minutos para Facebook, 137 para WhatsApp.

La tendencia indica que el tiempo consagrado a la televisión abierta ha sido claramente rebasado por el tiempo destinado, en el mundo, a las llamadas redes sociales. Los únicos momentos masivos que seguirán reuniendo a millones de espectadores serán las catástrofes, elecciones, grandes encuentros de futbol, campeonatos mundiales, etcétera.

¿Y cuáles son las grandes, gigantescas empresas que dominan el ciberespacio? Son Google, Facebook, Youtube, Twitter, Apple, Skype, Zynga, Craigslist, LinkedIn, WikiLeaks, Amazon, etcétera. Todas ellas estadounidenses que se han especializado en reunir, clasificar y almacenar la información de cada uno de nosotros cada vez que utilizamos lo digital para de este modo tener el mayor conocimiento jamás antes alcanzado sobre nuestras necesidades y voliciones. Esta información, como lo reveló Edward Snowden y como lo afirma Julian Assange, la ceden a agencias de inteligencia tan decisivas como la CIA o la NSA (Agencia Nacional de Seguridad) para hacer realidad el Tercer Ojo o el Big Brother, y lograr con ello una sociedad espiada. La silenciosa colonización al través del entretenimiento, la información y el conocimiento, se extiende cada vez más sin que nada ni nadie pueda controlarla.

Los grandes consorcios lo saben, la conservación y ensanchamiento de su hegemonía se hace a través de la conquista de las mentes, mejor si es bien aceptada y silenciosa.

La televisión pública debe tomar esto en cuenta en la transmisión de valores cívicos, el apoyo al arte, la difusión de la historia, el culto al conocimiento y a la formación del pensamiento analítico y crítico para llevar a cabo una labor con perspectiva emancipadora.

Twitter: @RaulCremoux