Opinión

La siguiente etapa tras el desastre ecológico es la mitigación


 
En el frente ambiental, la novedad que pocos quieren reconocer en toda su dimensión histórica es que el cambio climático es ya irreversible, por lo que entramos a la etapa de "adaptación"; de seguir las tendencias advertidas incluso por el conservador Banco Mundial, en poco tiempo la siguiente fase será la mitigación de daños multimillonarios, sobre todo en los países más pobres.
Dos luces rojas se encendieron en el tablero para confirmar en el último mes la entrada a este periodo: las concentraciones en la atmósfera de dioxido de carbono --el principal gas de efecto invernadero-- rebasaron las 400 partes por millón (ppm), después de que en los 800,000 años previos se mantuvieran por abajo de 300 ppm, de acuerdo con la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, y las emisiones del mismo contaminante, derivadas del consumo de combustibles fósiles, aumentaron en 1.4% para llegar a 31.6 gigatoneladas, según la Agencia Internacional de Energía.
Ante este panorama, no debería sorprender el enésimo fracaso de las negociaciones internacionales, verificadas en Bonn, Alemania, como antesala de la cumbre de Naciones Unidas en Varsovia de este año que también se encaminan a un fiasco, igual que las ediciones previas en Copenhague, Cancún, Durban y Doha. Esta vez, la culpa fue achacada, explica The Huffington Post, al bloque encabezado por Rusia, Ucrania y Belarus, que así se cobró la marginación a la que fueron sometidas sus delegaciones durante el encuentro en la capital qatarí cuando rechazaron la extensión del Protocolo de Kioto, único instrumento de tipo vínculante en la materia, si bien ampliamente ignorado.
"El discurso ya no estriba en salvar al planeta recortando las emisiones de carbono, sino en cómo salvarnos del clima caliente y salvaje del planeta", resumió AP en un análisis al destacar el plan del alcalde Michael Bloomberg en Nueva York por 20,000 millones de dólares para enfrentar el ascenso del mar. "Después de años perdiendo la batalla contra las crecientes emisiones de gases que atrapan el calor, los gobiernos ahora enfocan su atención en lo que los informes científicos de la ONU llaman administrar lo inevitable", añadió.
 
Marco
En ese marco, Rosina Bierbaum, investigadora de la Universidad de Michigan y asesora del Ejecutivo norteamericano, que encabezó el área de adaptación para el reporte Evaluación Nacional del Clima, subrayó que los esfuerzos deberán partir de una base municipal, en la que "las comunidades tienen que operar en tiempo real", mientras que Estados Unidos se halla rezagado frente a otras naciones desarrolladas.
Pero si Bierbaum considera que EU ha reaccionado con lentitud al fenómeno, es necesario recordar, apuntó Ronald Jumeau, delegado de las islas Seychelles en Bonn, que los países ricos se comprometieron a proporcionar 100,000 millones de dólares para financiar la fase de adaptación, que hasta ahora no han desembolsado al tiempo que atienden sus problemas internos con fondos que hacen palidecer esa cifra, como los 50,000 millones canalizados al noreste estadounidense luego de la "súper tormenta" Sandy.
Llega tarde, así, el anuncio de Barack Obama formulado ayer para "retomar" la iniciativa ante el cambio climático. En un sudoroso Berlín bajo 32°, que ya no lo aclamó como en su célebre discurso de campaña en 2008 que hizo soñar a muchos, lo que el mandatario demócrata logró fue aplazar la demanda que grupos ecologistas y una docena de estados y de ciudades, encabezados por el procurador general de Nueva York, Eric Schneidermann, interpondrían contra la Agenica de Protección Ambiental, siempre amenazada por el lobby del combustible fósil, tras ignorar el plazo fijado desde abril para aplicar topes a las emisiones de las nuevas plantas de energía eléctrica.
"Nuestra generación debe moverse hacia un pacto global para enfrentar el clima cambiante antes de que sea demasiado tarde", expresó Obama. La realidad, sin embargo, es que el destino ya nos alcanzó.