Opinión

La SEP y su ADN proemprendedor

 
1
 

 

Aurelio Nuño

El gobierno federal ha desperdiciado tres años, la mitad del sexenio, sin aprovechar las áreas de oportunidad que tiene frente a sus narices en materia de desarrollo de espíritu emprendedor.

No se trata de que no haya hecho nada porque programas hay desde sexenios previos, pero el avance decidido a programas enfocados a segmentos educativos hasta ahora desatendidos por la política pública proemprendedora no se han visto como debieran verse.

Emilio Chuayffet dedicó gran parte de su desgaste como funcionario público tratando de enderezar lo que por naturaleza no podrá enderezarse jamás y su punch fue invertido en liarse con el sindicalismo contrario a la reforma educativa.

Sobran muestras de que este gobierno no trae consigo el tema del apoyo emprendedor, no al menos en las filas de la SEP como exigen las circunstancias y mucho gustaría de saber que estoy equivocado si acaso la política de comunicación de la SEP tampoco tiene tramo de voluntad en difundir el tema. Posiblemente porque poco habrá que difundir en la materia.

En los pasados años, por ejemplo, un financiero mexicano con cualidades didácticas muy destacadas, consiguió un aval financiero del Banco Mundial vía la Fundación JPMorgan para elaborar programas de apoyo a la cultura financiera en niños de educación básica.

El programa fue directamente apoyado por la Fundación JPMorgan para ser aplicado también en México, fundamentalmente en escuelas de educación primaria oficial en comunidades pobres.

Luis Manuel Sánchez, financiero, ingeniero, con una capacidad didáctica sumamente sobresaliente construyó una metodología con apoyo de seis cuadernillos, ejercicios de memoria, cuentos y 'exámenes' para corroborar la certeza de entender los conceptos.

Inicialmente el programa, gratuito, que impartiría Luis Manuel Sánchez, actual maestro en cursos y talleres de temas financieros avanzados dentro de la Bolsa Mexicana de Valores, sería impartido en escuelas de la periferia del DF pero la SEP negó los permisos bajo el argumento de que “ya tenían” programas para tal efecto. Los “programas” fueron en realidad pilotos implementados desde cuando Josefina Vázquez Mota estaba encargada de menesteres educativos pero en realidad nunca se llevaron a cabo.

Los maestros, directores de escuelas y los responsables de inspección zonal de la educación pública se encargaron de que el programa gratuito no se llevara a cabo.

Pudieron, sí, conocerlo algunas escuelas de Hidalgo, Tlaxcala, Morelos y Estado de México. Quienes impartían el curso tenían que dormir en ocasiones a cielo abierto sobre petates y fogatas para alejar a animales e insectos.

Fueron 99 escuelas a las que el programa, perfectamente editado, pudo llegar entre 2013 y 2014. Por los escasos resultados JPMorgan canceló el apoyo para México.

Los cuadernillos se quedaron en bodegas, echándose a perder.

Recientemente un exsubsecretario tuvo otro desplante de esos que merecen un Oscar.

Resulta que JA México, organismo privado internacional, presente en 122 países en donde desarrolla 22 programas para impulsar la cultura y la actitud emprendedora entre la población escolar más desfavorecida, fue a presentarse ante un subsecretario quien pomposamente les informó que “la SEP evaluará sus programas y tratará de tener evidencias de sus resultados porque la secretaría no puede seguir prestando apoyo a programas con limitados alcances”. Palabras más o menos, los directivos de JA Achievement Worldwide en México se quedaron con la boca abierta. Esto fue en el equipo anterior dentro de la SEP.

Porque JA México, institución hoy conducida por Rosendo Vallés Costas en calidad de presidente y cuyo director es Jaime Santibañez A. tienen aplicando en nuestro país ejercicios de apoyo a la actitud y disciplina de emprendimiento entre niños y jóvenes desde 1975 sin pedir a la SEP o al Inadem ahora un solo centavo, y los programas que en el país se aplican (22 como antes señalamos) han dado muestras evidentes de apoyo al reto de manera satisfactoria porque incluso aunque no es su propósito (no el de crear empresas) se han creado negocios que a la fecha son exitosos.

Quizás el programa más reconocido es el de emprendedores y empresarios que para este año pretende impactar a 130 mil jóvenes de nivel preparatoria y que se ejerce en 22 ciudades del país aplicando simuladores de negocios a los muchachos.

Son cantidad de estudiantes de escuelas públicas y privadas que han conocido de cerca esta dinámica que consiste en crear una empresa, sostenerla y liquidarla con los beneficios que haya sido posible cosechar durante su casi año de existencia.

Mil 200 escuelas en el país han tenido contacto con esta dinámica que desde que el organismo inició en el país, 1975, como Desarrollo Empresarial Mexicano, Desem, decidió aplicarla.

Todos los recursos necesarios para la aplicación de estas dinámicas, de este y otros 21 programas más, vienen de multinacionales o empresas mexicanas que aportan recursos confiando en que estos programas hagan que los muchachos entiendan la función social de una empresa.

El gobierno, desde 1975, no ha aportado un peso, uno solo peso para un programa que exige que un ejército de seis mil voluntarios entre en operación para su aplicación y apoyo. JA México tampoco quiere ni necesita un solo peso pero sí el apoyo incondicional de las autoridades de la SEP para el ejercicio pleno de sus cometidos.

La verdad es que es una pena que la SEP no entienda cabalmente lo que hay detrás de estas iniciativas y que sólo sean las voluntades personales de algunos funcionarios lo que permite que esto se ejerza en beneficio del futuro del país.

Hoy hay funcionarios sensibles que le entienden pero más que eso, que por supuesto no es poco, debe de generalizarse y constituirse como un ADN propio de la Secretaría de Educación Pública del país. No se trata de funcionarios “que le entiendan” sino de una dependencia entera que comulga con el tema de apoyo a la actitud emprendedora.

Concedamos el beneficio de la duda para que Aurelio Nuño, joven de todas las confianzas de Enrique Peña Nieto, pueda instalarse en la SEP y luego de superar la certificación de las destrezas educativas de los maestros pueda dejar en claro su voluntad en esta materia. Ya veremos como atiende Aurelio el reto.

De JA México escribiremos en breve, dando detalles de sus 22 programas en existencia actual.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

Correo:
direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
Diseño de cubiertos para personas con capacidades distintas
“Financieras” colombianas “atacan” mercados públicos en la CDMX
Mexicano obtiene lentes de botellas de PET