Opinión

La semana del arte de Miami

 
1
 

 

Miami.

Como cada año, el calendario de eventos alrededor del arte contemporáneo internacional termina con la semana del arte de Miami. Guiada por un ya conocido sentido de capitalismo rampante, la ciudad de Florida recibe a más de 70 mil personas congregadas en 20 ferias y un sinnúmero de eventos y exposiciones del 1 al 6 de diciembre.

Dentro de esta vorágine, la feria más importante de la semana y, quizás, en todo el continente es la versión americana de la feria suiza Art Basel. Desde su apertura en 2002, Art Basel Miami ha impulsado el surgimiento de nuevos artistas, galerías y otras ferias satélites que nutren financieramente al mercado. Para esta edición se esperan 267 galerías de 30 países diferentes y más de 4 mil artistas en exhibición.

Este año, Art Basel Miami estrena director, Noah Horowitz, quien anteriormente estuvo a cargo del Armory Show en Nueva York. El evento se compone de múltiples secciones, cada una de las cuales tiene su propio proceso de selección integrado por un comité de galeristas, coleccionistas y expertos. En conjunto, las secciones ofrecen una variada oferta de obras de todo tipo, desde figuras consagradas del modernismo y la posguerra hasta artistas más emergentes, además de proyectos curatoriales, un ciclo de video curado por David Gryn (director de Artprojx en Londres), un programa de arte público curado por Nicholas Baume (curador del Public Art Fund de Nueva York) y una serie de conversaciones y presentaciones que este año fue diseñada por Mari Spirito (directora de Protocinema en Estambul y Nueva York).

Dentro de las ferias satélites, Art Miami se ubica entre las más importantes y es la más antigua de la ciudad, siendo esta su edición número 26. Con más de 100 expositores, la 13 edición de NADA, en su nueva sede en el hotel Fontainebleu de Miami Beach, se ha posicionado como una de las ferias más interesantes cuya oferta difiere de lo típico en la producción artística. Espacios independientes como Lulú y Lodos o la joven galería Páramo en Guadalajara estarán mostrando en este recinto. UNTITLED, en su cuarta edición, se presenta como un espacio curado en el que galerías mexicanas como Marso y Arroniz, además de la propuesta independiente de Casa Maauad estarán exhibiendo.

El crecimiento exponencial que ha llevado a Miami a convertirse en uno de los epicentros del comercio internacional de arte contemporáneo (y entiéndase comercio no sólo como la compra y venta de obra, sino también la de exposiciones, la especulación sobre artistas y las negociaciones características alrededor de los posicionamientos en las instituciones más prestigiadas) está íntimamente ligado con la aparente salud de los mercados financieros mundiales, lo que de manera directa anima a más coleccionistas a invertir en obras de artistas aún más jóvenes.

A pesar de que la oferta es vasta y para todos los gustos, cada año la fama de la semana de arte de Miami se enfoca más en las fiestas que organizan galerías, compañías o las mismas ferias y que en ocasiones hacen que nos olvidemos del arte.

Sin embargo, sigue representando una ocasión ideal para medir el pulso al mercado del arte y tratar de comprender por qué sigue siendo uno de los pocos centros de comercio internacional que sigue creciendo.

También te puede interesar:

Luis Barragán

¿Dónde está Ana Mendieta?

Sobre Glaciares y Avalanchas, Irene Kopelman en LABOR