Opinión

La “seguridad” bloquea otra vez ley migratoria

Las cosas empiezan a acelerarse este año electoral en Estados Unidos, y así el jueves la mayoría republicana de la Cámara de Representantes, durante su encerrona anual en Cambridge, Maryland, anunció un plan de “reforma” migratoria que repite las mismas consignas que ya escuchamos desde que George W. Bush y Vicente Fox, imbuidos del “espíritu de Guanajuato”, anunciaron que negociarían un acuerdo en la materia en 2001.

“La tarea fundamental de cualquier gobierno es asegurar sus fronteras y EU está fracasando en esta misión. Debemos asegurar nuestras fronteras ahora y verificar que estén seguras”, subrayan los “principios” dados a conocer por la fracción legislativa del “Gran Viejo Partido” (GOP), que por lo demás descartan abrir un camino a la ciudadanía para los más de 12 millones de indocumentados –en su mayoría mexicanos– que viven en el país, lo que el Senado, bajo control demócrata, ya aprobó en junio.

¿Pero qué tanto necesita EU “asegurar” sus fronteras? A más de diez años de los atentados en Nueva York, Washington y Pennsylvania que abortaron cualquier intento serio de Bush y Fox en torno a la regularización, cada vez que avanza una iniciativa en ese sentido, el núcleo intransigente y xenófobo del GOP recurre a ese argumento para bloquearla, pese a que ha sido Barack Obama, no Bush, el “deportador en jefe” que alcanzará la cifra de 2 millones de expulsados en breve. No olvidemos, además, que Bush concedió al Capitolio la militarización de la frontera y la construcción del muro, a cambio de una “reforma” que nunca llegó.

Pasarela

El domingo, en la habitual pasarela de televisión, el mando del GOP reiteró su postura, ya que ante la votación intermedia de noviembre tiene que demostrar intolerancia para el electorado local, mientras que en los comicios presidenciales de 2016 podrá suavizarla. Paul Ryan, titular del Comité Presupuestario de la Cámara baja y aspirante a la nominación al Ejecutivo, indicó que “no creo que podamos permitir que la frontera sea rebasada y si podemos lograr la seguridad primero, sin amnistía, antes de que cualquier cosa pase, será un buen enfoque”.

Por su lado, Denis McDonough, jefe de Gabinete de la Casa Blanca, dijo que el proyecto de los diputados federales debería incluir un camino hacia la ciudadanía”, pues “no queremos una separación permanente de clases”; McDonough, quien habla español y asesoró a Obama en temas de minorías, sabe que será necesario hacer más, si los demócratas buscan conservar a los hispanos de su lado.