Opinión

La segunda vuelta
sí funciona

 
1
 

 

Ciudadanos emiten su voto en la Ciudad de México

En México nuestros políticos, principalmente los del PRI, se han opuesto a la segunda vuelta electoral. En realidad, sin embargo, tampoco los del PAN o del PRD la han impulsado con la fuerza que se requería; dicen que sería bueno, pero no la pelean. Para la elección presidencial de 2018 ya pasó la ventana de oportunidad histórica que tuvimos para hacerlo y fortalecer con ello nuestro sistema político-electoral. La miopía y el cálculo clientelar (votos que se compran) de nuestra partidocracia, pesaron más que una visión de Estado y el fortalecimiento de nuestras instituciones y democracia.

En este espacio me había referido ya a la elección de Perú del año pasado en la que Pedro Pablo Kuczynski ganó la presidencia en segunda vuelta, a pesar de haber tenido muchos menos votos que Keiko Fujimori en primera vuelta. Los críticos de esa elección en México decían que si bien PPK había ganado la presidencia, no contaba con la mayoría en el Congreso que le permitiera gobernar. Se equivocaron. La administración Kuczynski ha impulsado una agenda transformadora muy relevante en Perú. Más aún, hoy una fiscalía independiente (de verdad) está investigando a Keiko y al secretario general de su partido, líderes de la oposición, por lavado de activos por un monto de 15 millones de dólares. Ya conoceremos el desenlace.

Hoy hay otro ejemplo en la sucesión presidencial de Ecuador. El próximo 2 de abril habrá segunda vuelta entre el candidato de izquierda Lenin Moreno, cercano colaborador de Rafael Correa y Guillermo Lasso, expresidente del Banco de Guayaquil. Los ecuatorianos tendrán una segunda ocasión para ir a las urnas y elegir entre Moreno y continuar con las políticas de Correa, o votar por Lasso y su promesa de encausar a Ecuador por un rumbo diferente. Cualquiera que sea el resultado de la elección gozará de mayor legitimidad y solidez que un ganador en primera vuelta con 39 por ciento de los votos. El próximo presidente de Ecuador tendrá más de 50 por ciento de los votos y un claro mandato ciudadano para gobernar. En México, en cambio, nuestros políticos piensan que eso no es bueno.

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
¿Y aquí no pasa nada?
Comprando con remesas
Game over?