Opinión

La SCJN y el derecho a tomar café

1
   

    

Arturo Zaldivar SCJN

1. El fallo del ministro Saldívar se articuló en dos tesis: a) el derecho al libre desarrollo de la personalidad: cada individuo puede experimentar con su propio cuerpo, siempre y cuando no afecte a terceros (Stuart Mill dixit); b) la mesura entre la prohibición y el objetivo de la misma: la mariguana no es más dañina que el alcohol o el tabaco, por lo que no debe ser prohibida de manera absoluta.

2. A partir de esta dualidad, el gobierno federal ha señalado que el resolutivo de la Corte no ampara –por extrapolación– el consumo de otro tipo de drogas. Porque hay sustancias muy dañinas y fuertemente adictivas, como la heroína o la morfina, que no pueden ser equiparadas con el alcohol o el tabaco.

3. A contrapelo, quienes están a favor de la legalización-regulación de todas las drogas se acogen a la tesis de John Stuart Mill. Y derivan de allí un argumento extra: la legalización de las drogas terminaría con el mercado negro, que, a su vez, reduciría drásticamente los ingresos de los cárteles, que verían así disminuido su poder y capacidad de fuego, lo que conllevaría una reducción de la violencia.

4. Por lo pronto, la resolución de la Corte abre el debate sobre la legalización de la mariguana, nada más. Pero ese debate tiene un
futuro incierto.

5. No es seguro, como advirtió recientemente Fox, que el Congreso vaya estar a la altura de la resolución de la Corte. Hay, al menos, dos razones para que así sea: el conservadurismo de las fracciones parlamentarias de los partidos PRI, PAN, Verde, Morena; el costo político que supone que 60 por ciento de la población esté en contra, amén de la oposición frontal de organizaciones civiles, empresariales y, por supuesto, la Iglesia.

6. La reacción conservadora se puede apreciar fácilmente: va del exabrupto de El Bronco a una especie de ninguneo de Margarita Zavala, pasando por López Obrador, que considera el tema como una cortina de humo, y el presidente Peña que afirma que la mariguana es una puerta de entrada para el consumo de otras drogas.

7. Adicionalmente, el fallo de la Primera Sala podría tener un efecto colateral de consecuencias negativas: los sectores más conservadores se la pensarán dos veces antes de elegir a los dos nuevos ministros de la Corte. En el entendido que los dos salientes (Silva Meza y Sánchez Cordero) tienen un perfil liberal. Y en el entendido, también, que tanto el PRI como el PAN tienen vocación conservadora y detentan la mayoría en el Senado para elegir a los nuevos ministros. Las ternas enviadas por la Presidencia de la República no sólo no despejan el horizonte, lo ensombrecen.

8. El hecho es que el proceso de legalización-regulación de la mariguana no es una avenida pavimentada. Sin embargo, los vientos que soplan en Estados Unidos y el resto del mundo pueden tener un efecto mayor. Basta imaginar el impacto de la legalización con fines recreativos en California y Arizona.

9. A lo que hay que agregar, que aunque el fallo de la SCJN no se articula exclusivamente sobre el principio de John Stuart Mill, sí lo incluye y al hacerlo abre la puerta para ponerlo en el centro del debate. Y todo indica que ese es, justamente, el espíritu de la resolución de la Corte.

10. Porque, a final de cuentas, la libertad del individuo es la misma cuando decide lanzarse en paracaídas o cuando experimenta estados alterados con el alcohol o la mariguana.

11. Ahora bien, la peligrosidad y adicción de las drogas también está a discusión porque estudios científicos han mostrado que el tabaco o el alcohol pueden ser más adictivos que drogas como el éxtasis. Para no ir más lejos, la prestigiada revista científica Lancet (británica) clasifica al
alcohol como la droga más dañina, por encima de la heroína.

12. Por lo demás, una vez aceptado el principio de la prohibición por grado de adicción y peligrosidad, los más consistentes son aquellos que proponen la proscripción de todos los estimulantes, incluidos el alcohol, el tabaco y hasta el café. De manera tal que el prohibicionismo en los países islámicos sería el modelo a imitar, incluida la pena de muerte para los narcotraficantes.

Twitter: @sanchezsusarrey

También te puede interesar:
Beltrones vs. AMLO
París 13-N
La SCJN y el liberalismo