Opinión

La ‘ropa sucia’ de la Procu

 
1
 

 

PGR. (mexico.quadratin.com.mx)

El Senado tendrá que aprobar en las próximas semanas o meses, la Ley secundaria de la Fiscalía General de la República para que esta nazca.

La Ley secundaria tiene enormes retos que atender. La Fiscalía fue el último suspiro del Pacto por México, en diciembre del 2013, como parte de la reforma política. Esta reforma fue la peor del racimo de cambios constitucionales de inicios del sexenio.

Fue la peor por que justamente tenía que modificar los privilegios de la cúpula partidista (poder fáctico) que quedó sin el menor rasguño. Se transformó la energía, las telecomunicaciones, lo laboral –entre otras– pero no así el corazón del sistema político-electoral. Lo más grave fue que no se aprobó la segunda vuelta y que la fiscalía (independiente y autónoma) se dejó como la mera continuación de la PGR.

Sin embargo, no todo está perdido. Ahora el nuevo procurador y el Senado tienen la oportunidad histórica de diseñar una Fiscalía General de la República desde cero. Es decir, fundar una institución nueva, sin que herede los vicios de la Procu. ¿Cómo será la autonomía? ¿Qué contrapesos tendrá el fiscal? ¿Cómo logrará establecer mecanismos más ágiles, creíbles y eficientes de investigación? No se trata de organizar un “foro” de un día para “escuchar” posturas de la sociedad civil, asociaciones y academia. Se debe trabajar, meses y en serio, en un diseño institucional nuevo. La experiencia internacional sirve, pero no es suficiente.

Para resolver algo, es indispensable reconocer la situación con toda franqueza.

Hoy México tiene una Procuraduría que carece de eficacia y legitimidad en la solución de temas como derechos humanos, lavado de dinero, evasión fiscal, entre otros. El primero y más interesado en diseñar una nueva Fiscalía debe ser Raúl Cervantes. Una vez fiscal, será el andamiaje en que le pueda imprimir (o no) una mística y un sistema de trabajo diferente. Lograrlo requiere lavar la ‘ropa sucia’ de la PGR de cara a la opinión pública. Es el momento histórico de hacerlo.

Twitter:@julio_madrazo

También te puede interesar:

Odio e internet

Sin datos no se puede

Orgullo, sin arrogancia