Opinión

La rifa del tigre

Monte Alejandro Rubido García. Discreto y muy eficiente. Abogado por la UNAM, tiene un posgrado en la Sorbonne Nouvelle, Paris III. De gran trayectoria en organismos de seguridad nacional, capacitado por las principales agencias internacionales de inteligencia como el Mosad, CIA y FBI.

Conoce al derecho y al revés al Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional, Cisen. Fue uno de sus fundadores, hace 23 años. Desde Jefe de Analistas, Director de Análisis Estratégicos, Director de Investigación y Secretario General.

Se le identifica como persona cercana a Emilio Chuayffet, secretario de Educación Pública. Mexiquense.

Hoy, se sacó la ‘rifa del tigre’. Fue nombrado por el presidente Enrique Peña Nieto -y ratificado por el Senado- como el nuevo comisionado Nacional de Seguridad, en sustitución del doctor Manuel Mondragón y Kalb.

Sin lugar a dudas, Michoacán es uno de los temas prioritarios en la agenda de Rubido García. En su escritorio deberá estar pronto toda la información de los grupos de autodefensas: quiénes son, sus antecedentes, el origen de su armamento y su financiamiento, sus verdaderos objetivos y varios etcétera, de la misma forma en que tuvo toda la información en torno a la formación del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, EZLN.

Pero no sólo los líderes de autodefensas estarán en la mira de Monte Alejandro Rubido García. Muchos presidentes municipales, funcionarios y exfuncionarios estatales de Michoacán coludidos con el narcotráfico deben estar hoy muy preocupados.

Seguramente, también será pieza clave para el éxito de su función ‘apretar tuercas’ a varios gobernadores que no han hecho la tarea en materia de seguridad. Incluso, aquellos que presumen que en sus estados no pasa nada.

El Estado de México, por ejemplo, será también de las primeras prioridades del nuevo comisionado de Seguridad Nacional. No solamente por ser su tierra natal, sino porque el termómetro de la inseguridad está al ‘rojo vivo’ y eso le mete mucho ruido al propio presidente Peña Nieto.

Eruviel Ávila, gobernador del Estado de México, tendrá que dar algunas explicaciones del porqué se le descompuso la entidad en los meses recientes. El deterioro se hizo aún más notorio con la salida de Salvador Neme Castillo como comisionado y secretario de Seguridad Ciudadana. Y aunque quiso evadir el tema en sus actos públicos y las pruebas son contundentes y brotan a diario en los municipios conurbados del Valle de México.

Tiempo es lo que menos tiene Monte Alejandro Rubido. Los mexicanos llevamos varios años esperando que el gobierno nos regrese la seguridad perdida en el sexenio de Fox, empeorada en el gobierno de Calderón y prolongada en el actual. Esperemos.

Hasta el viernes.