Opinión

La revolución de los seguros

 
1
 

 

Así puedes denunciar a un despacho de cobranza

Por fin están en regla las aseguradoras. Tuvieron que pasar 180 días −que se dio como periodo de transición− para que el sector asegurador pusiera en vigor las disposiciones en materia de “sanas prácticas, transparencia y publicidad”, las cuales fueron diseñadas por autoridades financieras.

El pasado 23 de diciembre en el Diario Oficial de la Federación se publicaron las disposiciones aplicables a las instituciones de seguros para cumplir con mejores prácticas, al comercializar sus productos, como las ventas por teléfono o en cajeros automáticos.

Las disposiciones en lo respectivo a la venta por teléfono significaron una lucha entre autoridades y sector asegurador, ya que la industria aseguraba que se pondría freno a la penetración de la venta de seguros, mientras la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) explicaba que era la causa de mayores quejas y debía regularse.

Las nuevas disposiciones ahora obligan a la aseguradora a que, cuando ofrezca productos por teléfono, la persona que realice la llamada deberá identificarse y hacer mención de que llama en nombre de la institución de seguros de que se trate, así como preguntar al potencial usuario si desea que le ofrezcan determinado producto.

En caso de que la respuesta sea en sentido negativo por parte del potencial usuario, la institución de seguros deberá abstenerse de ofrecer el producto vía telefónica durante los doce meses posteriores a la comunicación inicial. Así es que, en teoría, si recibe a partir de los próximos días una llamada de determinada aseguradora ofreciéndole un seguro y dice que no, en doce meses no tendría que volver a ser contactado. Habrá que ver las vías para reportar estos hechos.

En dado caso de que acepte el ofrecimiento, la institución de seguros deberá indicarle las condiciones para su contratación, así como el medio a través del cual podrá consultarlos. Y es ahí en donde veremos toda una revolución.

Esto porque desde hace meses las aseguradoras han buscado la mejor forma de simplificar y modernizar la venta de seguros por esa vía. De hecho, hay algunas que tienen planeado enviar mensaje de texto con un link para que conozca la póliza que acaba de contratar. Otros perfilan que con una aplicación se puede conocer todo de lo que acaba de recibir.

Empresas de seguridad y tecnología informática han modificado algunos de sus productos para ser adaptados a estas disposiciones, lo que en realidad también es un paso a la modernización de este sector, por lo que veremos sin duda innovaciones.

En las disposiciones (hoy ya vigentes) también se podrá cancelar un seguro vía telefónica, ya que si se contrató por esa vía no se le puede negar al usuario el terminarlo de la misma forma.

Hoy en México 73.1 por ciento de la población adulta no tiene un seguro de ningún tipo. Esto es más de 55 millones de adultos. Y debe preocupar que casi 46 millones de adultos los consideran 'caros'. No saben cómo funcionan, no confían en las aseguradoras o dijeron no necesitarlos. Es todo un reto para la industria el fomentarlos.

Estas nuevas disposiciones serán todo un reto para la Condusef, que deberá identificar que sean cumplidas realmente y, al mismo tiempo, ayudar a que las personas conozcan más los seguros básicos.

Y en el otro lado de la moneda un tema importante sin duda, sobre todo a la luz de los resultados de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, que reveló que 24.1 millones de adultos no tienen acceso a ningún servicio financiero.

Por ello, así como existe una meta de penetración del crédito para este sexenio, de llegar a 40 por ciento con respecto al Producto Interno Bruto (PIB), este día se presentará la política nacional de inclusión financiera por el presidente Enrique Peña Nieto, en donde se sabrá qué se hará para que más mexicanos formen parte del sistema financiero formal. Sólo espero que no se les olvide que inclusión sin educación financiera es un riesgo para el futuro de esas personas.

Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Twitter: @JLeyvaReus

También te puede interesar:
Las 222 iniciativas de BBVA Bancomer
La tecnología nos alcanzó
Y tú, ¿cómo te identificas en el banco?