Opinión

La reunión clave de Videgaray con AT&T

1
 

 

Att

Fue el miércoles por la tarde cuando el Consejo de Administración de la poderosa AT&T aterrizó en la Ciudad de México, dos días antes de sesionar por primera vez en la capital de nuestro país a propósito del anuncio que habría de hacer su CEO, Randall L. Stephenson, sobre la magna inversión de 3 mil millones de dólares para montar la red de telecomunicaciones más sofisticada en el país.

Pero la mañana del jueves fue clave, cuando el secretario de Hacienda Luis Videgaray invitó a todo el Consejo a un desayuno privado, previo a la reunión con el presidente Peña. Aprovechar esos minutos resultó fundamental, porque Videgaray lanzó mensajes clave al grupo, compuesto por individuos que tienen responsabilidades en varias corporaciones, no sólo en la telefónica. En el Consejo de AT&T están, por ejemplo, James P. Kelly, quien fuera CEO de la firma de logística UPS; o Matthew K. Rose, quien encabezó la poderosa Burlington Northern Santa Fe, la empresa ferroviaria de Warren Buffet dentro de Berkshire Hathaway. Una decena de hombres y mujeres de gran calibre escuchó a Videgaray ese jueves.

Dicen quienes vieron a Videgaray tras esta reunión, que el secretario estaba casi eufórico con el resultado, y que él mismo habría dicho que era una de las reuniones más estimulantes que había tenido con empresarios en lo que va del sexenio. ¿La razón? Esta sería la materialización más palpable de lo que la reforma en telecomunicaciones está por brindar en pocos meses. En la reunión hablaron de lo que AT&T vendrá a hacer: desplegar planes híper veloces para conectar a millones de usuarios; elevar significativamente la calidad de las conexiones; y extender ampliamente la accesibilidad y la cobertura. Todo esto tendrá un fortísimo impacto en la productividad, porque permitirá a las empresas (sobre todo a las pequeñas) tener acceso a un insumo clave para la innovación y para detonar más acciones emprendedoras.

Esta es la primera vez que todo el cuerpo directivo de AT&T sesiona fuera de los Estados Unidos. La reunión en nuestro país no fue solicitada por el gobierno mexicano, sino que fue el cuerpo directivo de la empresa el que decidió sesionar aquí. La empresa va muy en serio con la idea de integrar a todo Norteamérica bajo un mismo paraguas tecnológico. Su lema, ya lo hemos escuchado, es que vienen a competir. Eso no puede significar otra cosa sino ofrecer mejor servicio y a mejores precios en comparación con América Móvil.

Hay una clave para comprender el interés de esta empresa en dejar tanto dinero aquí: el marco jurídico que protegerá su dinero está en el orden constitucional. Eso generó la confianza necesaria en un mercado donde antes era impensable venir a invertir un dólar.

También te puede interesar:
¿Quién va a detener a +Kota?
Presidente, las hienas de todas formas querrán sangre...

Luis, Rosario: midan a los pobres por su smartphone