Opinión

La relación comercial México – China: de mal en peor

 
1
 

 

China

En el marco del 66 aniversario de la fundación de la República Popular China, el embajador de dicha nación en México, el señor , señaló que la cooperación entre ese país y México se ha desarrollado vigorosamente en los últimos dos años, ya que en 2014 el valor del comercio bilateral ascendió a los 43.450 miles de millones de dólares (mmdd).

Además, de acuerdo con la nota publicada por El Financiero que dio cuenta del evento, el funcionario agregó que desde hace dos años la cooperación entre México y China se ha desarrollado vigorosamente y los intercambios bilaterales en todos los ámbitos han sido cada vez más estrechos, aunque reconoció que ambos países trabajan para que el comercio bilateral sea más equilibrado en el futuro próximo.

Cabe señalar que después de leer esto me quedé asombrado ya que ni el comercio bilateral entre México y China sumó 43.450 mmdd en 2014 ni es verdad tampoco que los intercambios bilaterales en todos los ámbitos sean cada vez más estrechos; además de que tampoco es cierto que se esté trabajando para que el comercio bilateral sea más equilibrado, sino por el contrario, los chinos cada vez nos compran menos mercancías mientras que nosotros les compramos más, lo que nos ha llevado a una relación dañina para muchas ramas de actividad nacionales. A continuación un repaso estadístico de lo que ha sido la relación comercial México – China en los últimos años:

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 1994 México le exportó mercancías a China por un valor de apenas 42.168 millones de dólares (mdd), para el año 2000 dicho montó aumentó a 203.592 mdd, en el 2006 fue de 1.688 mmdd, en el año 2012 fue de 5.720 mmdd y para el año 2014 ascendió a 5.964 mmdd. Esto significa que entre 1994 y el año 2014 las exportaciones de México a China crecieron en 14,044 por ciento.

No obstante lo anterior, la balanza comercial con China se ha venido deteriorando de manera crónica porque las importaciones de mercancías chinas por parte de México han crecido más rápidamente en términos absolutos. En 1994 las compras de nuestro país de productos chinos fue de 499.659 mdd, para el año 2000 aumentaron a 2.879 mmdd, en el año 2006 se dispararon hasta alcanzar los 24.438 mmdd, en el 2012 fueron de 56.936 mmdd y para el año 2014 sumaron 66.255 mmdd, esto es un aumento de 13,160% de 1994 a 2014. En este punto vale la pena destacar que el crecimiento exponencial de las exportaciones de China a México se dio tras la entrada de la nación asiática a la Organización Mundial de Comercio (OMC) en el año 2002.

Por otra parte, es verdad que en el periodo de 1994 a 2014 las exportaciones mexicanas a China crecieron a una tasa más elevada, pero el crecimiento de las importaciones de China ha sido considerablemente más alto porque en 1994 partieron de una base más alta. Es decir, no es lo mismo que las exportaciones de México crecieron 14,044% partiendo de un monto de 42.168 mdd en 1994, que decir que las importaciones de China se incrementaron 13,160% partiendo de una base de 499.659 mdd en 1994.

De esta manera, pasamos de tener un déficit en la balanza comercial con China de 457.491 mdd en 1994, a uno de 2.676 mmdd en el año 2000, a uno de 22.750 mmdd en 2006, a uno de 51.215 mmdd en 2012 hasta alcanzar los 60.291 mmdd en 2014. Esto significa que de 1994 a 2014 nuestro déficit comercial con China aumentó en 13,079%, lo que denota que hay algo terriblemente mal en nuestra relación comercial ya que esto beneficia solo a la industria manufacturera china y provoca que la de México pierda empleos y empresas. Además de que se debe precisar que en la práctica el déficit comercial con China es considerablemente más elevado si tomamos en cuenta que infinidad de mercancías provenientes de dicha nación entran a México en condiciones de subvaluación con el fin de evadir el pago de aranceles e impuesto al valor agregado. ¿Es esto último culpa de los chinos? En buena medida si, ya que muchas de sus empresas se prestan a emitir facturas con precios subvaluados, además de que el gobierno chino no ha respectado el acuerdo aduanero firmado con México, el cual si funcionara permitiría el intercambio de información comercial para que la autoridad mexicana cuente con mayores elementos para poder desechar valor en aduana cuando un importador pretende tomarle el pelo queriendo introducir mercancías en muchas ocasiones con un precio de factura inferior al costo de la materia prima con el cual fue hecho.

De esta manera, queda claro, y lo expreso con todo respecto, que las cifras que dio el embajador Qiu Xiaoqi son incorrectas, ya que el volumen del comercio internacional entre México y China en el año 2014 fue de 72.220 mmdd y de este total, el 91.7% es de China, quien ha sido el claro ganador en la relación.

Ahora, respecto al comentario del embajador en el sentido de que los intercambios comerciales entre México y China son cada vez más estrechos, pues las cifras del INEGI muestran otra realidad. Y es que si comparamos el valor de las exportaciones de México a China en los primeros siete meses de cada año de los 2013 a la fecha vemos que la nación asiática cada vez nos compra menos. En el periodo de enero a julio de 2013 el valor de nuestras exportaciones a China sumó 3.757 mmdd, en los mismos meses de 2014 fue de 3.569 mmdd y de enero a julio de 2015 son de apenas 2.773 mmdd. Esto significa que en los últimos dos años nuestras ventas a China han caído 26.18 por ciento. Por su parte, las importaciones de México provenientes de China crecieron en el mismo periodo en 14.22% lo que demuestra que en esta relación sólo ha habido un ganador, que el déficit comercial que tenemos es crónico y estamos lejos de tener un intercambio comercial más estrecho.

Como lo he señalado en anteriores entregas, el comenzar a equilibrar la balanza comercial con China debería ser prioridad del gobierno mexicano, ya que esto se traduciría en más y mejores empleos en nuestro país. Sin embargo, este tema se encuentra totalmente fuera de la agenda de pendientes del gobierno federal, no obstante que recientemente ha habido señalamientos al respecto por parte de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN), quien en voz de su presidente también ha advertido del riesgo que implica para la planta productiva nacional el crecimiento de las exportaciones del gigante asiático hacía los Estados Unidos por el desplazamiento de productos hechos en México en dicho mercado.

A manera de conclusión se debe señalar que el tema de la relación comercial con China debe ser abordado tal cual es y se debe reconocer que éste tiene un elevado costo para México dado que no hay reciprocidad por parte de China, además de que se han documentado decenas de casos de sus prácticas de dumping y otorgamiento de subsidios con el fin de impulsar aún más a sus empresas exportadoras que depredan mercados en México, Latinoamérica, Estados Unidos y Europa.

Es conveniente pues un pronunciamiento por parte de la Secretaría de Economía y que se diga con claridad cuáles son las medidas tendientes para evitar que el déficit comercial con China se siga deteriorando.

Director General GAEAP.

alejandro@gaeap.com

www.gaeap.com

También te puede interesar: