Opinión

La reivindicación del rosticero

 

AGASAJO. Hace un año costaba trabajo pensar en lugares donde encontrar un buen rostizado. Algunos incluso llegamos a pensarlo como un último recurso para comer en casa: grasoso y muchas veces seco.

Por eso Bretón Rosticeros tiene el mérito de ser un gran lugar para comer. Es un restaurante que nadó a contracorriente para reivindicar esta técnica. En el equipo original se juntaron un conocido crítico gastronómico, un experimentado asesor de restaurantes y un apasionado cocinero que mandaron construir un rosticero de acuerdo a sus preferencias. Las expectativas eran altas. Cumplieron.

Hace unas semanas cambiaron la cabeza de la cocina y decidieron remodelar un poco el menú. Quizá no han terminado de engrasar estos cambios y uno puede toparse con cocciones disparejas en la carne, pero comer aquí sigue siendo un agasajo.

La ensalada de zanahorias baby rostizadas se aleja de las monótonas de la mayoría de los restaurantes. Zanahorias crocantes y un puré de betabel suave crean un agradable juego de texturas que resaltan su sabor gracias a la sutil acidez de la gremolata de los tallos de zanahoria y la vinagreta de comino.

El tempura de huauzontles tiene un sabor adictivo que incluso hace pasar por alto que algunas piezas tengan una textura ligeramente pastosa en el centro.

Para mí, la verdadera emoción de Bretón comienza con los mejillones al lemon grass. Se trata de un pequeño plato, poco atractivo visualmente, pero la intensidad de aromas más el curry que emplean en su preparación se funden deliciosamente y se culminan con la textura cremosa de la beurre blanc. Admito que tuve que beber la salsa restante directo del plato.

Creo que el ramen de rostizados es lo que mejor resume el alma del restaurante. Un caldo cálido y reconstituyente que mezcla su guajolote, pollo y cerdo orgánicos con fideos orientales elaborados con el trigo sarraceno clásico bretón y, si así lo decide, un huevo. Parece salado y pesado, pero bastan dos sorbos para descubrir su sazón precisa y sorberlo con particular entusiasmo.

Finalmente, está el pollo caribeño. Su preparación es emocionante, con sabores especidos y cocción perfecta que pide a gritos que olvides la etiqueta y se chupe los dedos después de comerlo. Bretón es un restaurante que emociona, que mezcla la dosis justa de sabores hasta cierto punto ajenos y que refleja que ésta fue una asociación afortunada para la gastronomía de la ciudad.

Twitter: @Ysusi

1
Bretón Rosticeros

 

Bretón Rosticeros, un restaurante único en La Condesa. (Facebook)

Dirección: Zamora 33, Col. Condesa. Delegación Cuauhtémoc.

Teléfonos: 52 11 71 96

​Página web: www.bretonrosticeros.com

Twitter: @bretonrosticero

Horarios: Martes a Sábado: 13:30 a 17:00. Domingo:  y 19:30 a 23:00
domingo: 13:30 a 18:00.

Precio: $300 - $500 por persona. Tarjetas: American Express, MasterCard, Visa; crédito y débito.

Tiempo: Una hora.

Compañía: Amigos y familia.

1
 

 

Bretón Rosticeros