Opinión

La reforma hacendaria resultó de seguridad social

10 febrero 2014 4:33 Última actualización 10 septiembre 2013 5:2

Benito Solís Mendoza
 
 
En resumen, todas las propuestas presentadas se pueden agrupar en tres grandes grupos, que son las Reformas a la Seguridad Social, las modificaciones impositivas y el Paquete Económico que contiene las Iniciativas de Ley para el próximo año. En el primer punto destacan dos temas que son: 1) La creación de la Pensión Universal para todas las personas mayores de 65 años de edad y 2) La creación del Seguro de Desempleo para los desempleados del sector formal, que será por un máximo de seis meses.
 
 
El segundo grupo de nuevas disposiciones es la llamada Reforma Hacendaria, la cual está compuesta de seis puntos generales, En la misma se contempla elevar los ingresos públicos el próximo año en 240 mil millones de pesos, esto es en 1.4% del PIB, para poder tener recursos para cubrir una parte del gasto público adicional que se está presupuestando. Con esto se detiene la caída de los ingresos públicos de los últimos 6 años. Esto significará una transferencia de recursos de la sociedad en su conjunto hacia el gobierno por el mismo monto, lo cual lleva a la discusión de definir quien sabe mejor como gastar los ingresos, si quien los gana o si el gobierno. Obviamente los distintos funcionarios y empleados de los gobiernos locales y federal pueden dar miles de ejemplos de donde piensan que se debería de incrementar el gasto público, mientras que los particulares también tienen miles de necesidades propias, por lo que prefieren pagar menos impuestos.
 
 
De esta recaudación adicional de 1.4% del PIB que se espera para el próximo año, las empresas aportarán la mitad por medio de todas las modificaciones al Impuesto sobre la Renta que contemplan las iniciativas propuestas al congreso. Entre las mismas están la eliminación de la Consolidación fiscal y de la deducción inmediata de la inversión, así como del Régimen simplificado y otras más. Sin embargo, la tasa máxima se queda igual a pesar de los comentarios previos de que se elevaría de manera significativa.
 
 
Resalta que la eliminación del Impuesto Empresarial a Tasa Única o IETU, (que ha sido solicitada por las empresas durante varios años) y del Impuesto a los Depósitos en Efectivo (IDE) ocasionará una reducción en los ingresos del gobierno por un monto parecido, esto es por el 0.7% del PIB. Lo anterior significa que el efecto neto total promedio en las empresas será neutro, pero mientras algunas empresas serán perjudicadas por las modificaciones al ISR, algunas otras serán beneficiadas. Cada empresa deberá de hacer sus cálculos propios para ver su situación propia, ya que mientras algunos sectores serán severamente castigadas, otras se beneficiarán.
 
 
El ajuste mayor será en aquellas personas que tienen un ingreso superior a los 500 mil pesos anuales, ya que se prevé que pagarán una tasa mayor del ISR de 32%, así como menores deducciones, con lo que se espera recaudar otro 0.3% del PIB. Resaltan el pago por utilidades en la bolsa de valores y por reparto de dividendos.
 
 
Por su parte, el IVA general se mantiene igual en 16%, lo cual sorprendió porque se había previsto que se eliminaría la exención de este impuesto en alimentos y en medicinas. Sin embargo, se igualará el que se paga en las zonas fronterizas al resto del país, lo cual significa un incremento de cinco puntos con referencia al 11% que se pagaba anteriormente.
 
 
A pesar del incremento de 1.4% del PIB que se prevé en los ingresos públicos el próximo año, (lo que equivale a un aumento del 4.6% por arriba de la inflación) se espera que el gasto público lo haga incluso en un mayor monto, con un crecimiento del 9.3% por arriba de la inflación o del 13% sin tomar en cuenta la inflación. Por lo mismo, se solicita autorización al congreso para elevar el déficit del sector público en el presente año a 2.4% del PIB y a 3.5% en 2014 tomando en consideración la inversión de PEMEX.
 
 
Este porcentaje del déficit público tan elevado no se había tenido desde el año de 1989, cuando fue del 4.6% y existe el riesgo de regresar a elevados desequilibrios fiscales, con su negativo impacto en la economía nacional. Por lo mismo, se esperaría que la mayor recaudación venga acompañada de un mejor uso de los recursos públicos, como es la eliminación real de áreas y trámites inútiles, menor número de legisladores y de recursos a los partidos políticos, mayor transparencia y otros muchos temas más que la sociedad está exigiendo desde hace tiempo.
 
Economista.