Opinión

La reforma de telecomunicaciones
impulsa el crecimiento
y el bienestar

1
 

 

Gerardo Ruiz Esparza

La reforma constitucional en materia de telecomunicaciones promovida por el Ejecutivo Federal, aporta beneficios inmediatos y trascendentes a los mexicanos. De un panorama caracterizado por poca competencia, precios elevados, servicios de baja calidad y reducidos niveles de inversión, hemos transitado con prontitud a condiciones propicias para la competencia, mayor calidad y mejores precios, reafirmando el rol de las telecomunicaciones como herramienta de equidad social e impulso del desarrollo.

La reforma beneficia directamente el bolsillo de los usuarios, al eliminarse cobros por larga distancia nacional y propiciar una baja generalizada de precios en otros servicios. De acuerdo con datos del INEGI, entre 2014 y 2015 los precios de telefonía móvil disminuyeron 16.4%, los de larga distancia internacional un 40.7%, los de telefonía fija 4.4% y los de Internet 0.12%.

Ahora el usuario puede consultar además el saldo de prepago sin costo y conservarlo durante un año, en lugar de 2 meses, tiene bonificaciones por fallas en el servicio o cobros indebidos, roaming sin cargo adicional, y puede cambiar de prestador de servicio en 24 horas, conservando el mismo número, entre otros beneficios.

La reforma estableció que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) debía regular a los agentes que concentraran más del 50% de los mercados y dispuso la apertura a la inversión extranjera directa, hasta 100% en telecomunicaciones y 49% en radiodifusión. Así, para beneficio de los usuarios, se está reconformando el sector de las telecomunicaciones en el país.

La competencia se fortalece también con la licitación de dos nuevas cadenas nacionales de televisión abierta, cuyo resultado se conocerá en marzo próximo y con la conformación de un sistema nacional público de radiodifusión.

Para transitar exitosamente a la televisión digital, que permite transmitir más señales, con mayor calidad y utilizar de mejor manera el espectro radioeléctrico, a la fecha se han entregado gratuitamente más de dos millones trescientas mil televisiones a familias de escasos recursos y se entregarán 7 millones setecientas mil más, para concluir el programa en 2015.

El acceso a Internet de banda ancha ha sido reconocido como un derecho de los mexicanos. El proyecto México Conectado trabaja para ofrecer conectividad gratuita en todo el país. En 2014 llegó a 65 mil sitios, incluyendo planteles educativos, bibliotecas, clínicas y hospitales, oficinas de gobierno, edificios y espacios públicos, beneficiando a más de 18 millones de personas. La meta son 250 mil sitios para 2018.
Este es un recuento de algunos beneficios concretos que la reforma ha aportado. Faltan otros muchos a mediano y largo plazo. Destacan dos grandes proyectos: una red mayorista, abierta y compartida de servicios móviles, y una robusta red troncal de telecomunicaciones con gran capacidad de transporte de datos, que ampliarán la cobertura y fortalecerán la competencia.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que en 2012 todavía evaluaba negativamente las condiciones de nuestro país en materia de telecomunicaciones, ahora señala que México cuenta con una regulación acorde con la competencia. 2
El objetivo final es hacer realidad el derecho de los mexicanos de acceder a servicios de telecomunicaciones y de radiodifusión de calidad, a precios competitivos.



*AT&T incursiona en el mercado mexicano con inversiones iniciales por 3,380 millones de dólares; la compañía de servicios satelital SATMEX fue adquirida por EUTELSAT, por 831 millones de dólares; ya operan en México empresas comercializadoras de servicios internacionales, como Virgin Mobile.

*“La regulación de México (…) se hizo significativamente menos restrictiva (…) situándose por debajo del promedio de la OCDE en el caso de las telecomunicaciones”. Estudios Económicos de la OCDE: México 2015.