Opinión

La Recuperación
del Consumo y
su Sostenibilidad

   
1
   

   

Balanza comercial de Alemania

Buenas noticias, las cifras de consumo privado han confirmado un constructivo primer trimestre del año. Esto tras un lento proceso de recuperación en el que ha estado inmerso por varios trimestres. No obstante, hay ciertas razones para ser cauteloso.

Tal como hemos mencionado en este espacio. El arreglo de las fuentes de crecimiento económico en lo que va del 2015 ha guardado un claro contraste respecto a los dos años previos.

En particular, durante 2013 y 2014 destacaba por ejemplo el sector exportador como el componente clave en el proceso de recuperación económica, el consumo se había mantenido en la retaguardia, exhibiendo un muy gradual, y en ocasiones exasperante, proceso de recuperación.

Actualmente, con cifras del primer trimestre del año, la desaceleración en los rubros de exportaciones e inversión ha sido parcialmente contrarrestada por un desempeño del consumo que ha venido sorprendiendo por su robustez.

Resulta alentador, por ejemplo, que el repunte en el consumo se ha visto fundado en avances tangibles en la creación de empleo formal y por mejores cifras de recuperación del salario real.

En particular, durante enero y febrero, el consumo privado avanzó un ritmo anual cercano a 3.5%. Cifras más oportunas provenientes de la ANTAD y la AMIA confirman que el positivo comportamiento del consumo pudo haberse extendido durante todo el trimestre.

No obstante que es muy probable que el consumo privado crezca 3% en el primer trimestre, es también muy factible que el PIB para el mismo periodo avance a un ritmo inferior (2.4%). Lo anterior se debe a que otros componentes de la demanda agregada han dibujado un desempeño menos dinámico o se encuentran inmersos en un proceso de desaceleración. Tal es el caso de las exportaciones y la inversión.

El matiz se encuentra en el comportamiento de la confianza del consumidor, para la cual ya se cuenta con registros hasta el mes de abril. En el caso específico de ese último mes, el indicador reportó un descenso de 2.1%, impulsado por sus cinco componentes –tanto los que evalúan las condiciones actuales como las futuras.

Si bien tal comportamiento en la confianza del consumidor no cancela una trayectoria de recuperación mostrada recientemente, si nos llama a la cautela en cuanto a la sostenibilidad del robusto ritmo de avance en el consumo privado en los siguientes meses.

Así, hasta ahora el consumo ha sido pieza clave en el año que ha compensado parcialmente el decepcionante desempeño de otros componentes de demanda. Esperemos que el desvanecimiento de los efectos climáticos adversos sobre la demanda externa favorezca un mejor desempeño exportador en los meses siguientes y las fuentes de crecimiento local sean robustecidas.


Subdirector de estudios macroeconómicos y de mercados en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter: @joelvirgen