Opinión

La realidad económica contradice a Furman


 
Se acerca el informe anual (state of the union) de Barack Obama en Estados Unidos y los festejos adelantados por el afianzamiento de la recuperación sufrieron un revés con el reporte sobre empleo de diciembre, cuando apenas se generaron 74 mil puestos, un tercio de los pronosticados por expertos y menos de la mitad necesarios para enfrentar la demanda por el aumento demográfico.
 
 
La caída del empleo –en los dos meses previos el crecimiento total superó los 400 mil puestos– viene a ensombrecer las perspectivas de la Casa Blanca no sólo para el mensaje del 28 de enero, sino también para su estrategia en este año electoral, que según adelanta la prensa norteamericana, se concentrará en la lucha contra la creciente desigualdad de ingresos, que se profundizó tras el régimen Bush y sus recortes de impuestos para los más ricos, así como por la crisis de 2008.
 
En diciembre, Jason Furman, titular del Consejo de Asesores Económicos de la presidencia, había declarado a CNBC que el año terminaba “con un sólido crecimiento del trabajo” y, tras afirmar que el acuerdo en el Capitolio sobre el presupuesto para 2014-15 ayudaría a incrementar el PIB, demandó a la mayoría republicana en la Cámara de Representantes extender los beneficios para desempleados de largo plazo –programa que expiró a fines del mes pasado– y adelantó que la recuperación se consolidaría en el impulso a la infraestructura, la educación y la reforma del código empresarial.
 
 
Expirar
 
No obstante, recuerda WSWS, fue la propia Casa Blanca la que dejó morir el apoyo para más de un millón de desempleados, al no incluirlo en la negociación con los republicanos que se consideró un éxito y, por si fuera poco, alista recortes para los programas que sobrevivieron, blanco inminente del “secuestro” de fondos que en el caso de los cupones de alimentos ascenderá a 9 mil millones de dólares.
 
Agrega que si bien Obama recalcó que la inequidad “es el desafío definitivo de nuestro tiempo”, cuando 10 por ciento de la población se queda con la mitad del ingreso total, ni él ni Furman –criticado por defender el modelo de negocios de Wal Mart en 2008, como asesor de la campaña de Obama– mencionaron que en el gobierno demócrata 95 por ciento de las ganancias en la renta nacional han ido a parar al uno por ciento de los estadounidenses.