Opinión

La querella contra MVS

11 octubre 2013 5:2

 
La banda de 2.5 GHZ vuelve a ser la manzana de la discordia.
 
 
Nada que en días pasados se presentó en tribunales una demanda de amparo por parte de Cablevisión la cual ya fue admitida a trámite por los nuevos juzgados especializados en materia de telecomunicaciones.

 
Como sabe, Cablevisión ha insistido desde hace años en que se apliquen los lineamientos generados por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y por la Comisión Iberoamericana de Telecomunicaciones (Citel), dependiente de la OEA en el tema del uso del espectro que a fin de cuentas es el gran activo de los concesionarios.

 
Ambos entes han recomendado insistentemente, desde años atrás, a sus países miembros instrumentar políticas y acciones para la recuperación de la banda de 2.5 GHZ del espectro radioeléctrico, a fin de aprovecharla de manera óptima y eficiente con las nuevas tecnologías de comunicación móvil que pueden operar en ella.
 
 
La recomendación de alguna forma se acató en la pasada administración, ya que como sabe el espectro no es infinito y los activos deben estar en las mejores manos para crear valor en la economía.
 
 
El uso para el cual le fueron originalmente concesionados a MVS de Joaquín Vargas Guajardo los 190 MHz en la banda de 2.5 GHZ fue para la distribución de señales de TV restringida vía microondas, tecnología totalmente obsoleta en la actualidad, que se encuentra en desuso en México.
 
 
Añada que MVS ya no tiene ningún cliente de ese servicio, pues los pocos que quedaban fueron migrados a su servicio DISH.

En otras palabras, lo que ha buscado MVS durante este tiempo, antes en su dura disputa con el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, y ahora mediante un opaco acuerdo que supuestamente habría celebrado con la SCT de Gerardo Ruiz Esparza es retener una enorme cantidad de valioso espectro radioeléctrico para mantenerlo inactivo y totalmente desaprovechado alejando al mercado de tener mejores telecomunicaciones.

 
Los 190 MHz que MVS ha venido reteniendo mediante alegatos políticos y maniobras de diversa índole, equivalen a más de dos veces la cantidad total de espectro concesionada a Telcel, con la diferencia de que esa compañía de telefonía celular atiende con ello a 80 millones de usuarios, mientras que MVS no atiende a nadie. Ni lo aprovecha, ni deja que nadie más lo haga.

 
Y bueno, según fuentes de Cablevisión, el amparo en proceso busca precisamente, en primera instancia,  esclarecer si ese acuerdo existe y qué contiene, pues la autoridad no ha dicho nada al respecto.

 
La ruta del dinero
 
 
En más de lo mismo, para nadie es un secreto que detrás de la conformación del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) , estuvo nada menos que Carlos Slim Helú, quien movió sus hilos para no afectar la gestión de Telmex y Telcel de cara a la entrada en vigor de la Reforma en Telecomunicaciones tan festinada en esta administración. El caso es que empieza a circular una investigación del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), que revela que empresas como Observatel y Telecom sirvieron de parapeto y como activas promotoras de candidatos afines al emporio de Slim. De entrada surgen los nombres de Irene Levi (Observatel) y Fernando Viveros Castañeda (Mediatelecom) como parte del entramado que tejió el gigante de la telefonía para hacerse del control del Ifetel. Por lo pronto han llamado la atención documentos bancarios con el sello de Inbursa, y con el membrete de Teléfonos de México, destinados a cubrir pagos a Mediatelecom, lo que ha abierto espacios al sospechosismo, por decir lo menos…
 
 
Ante diputados integrantes de las Comisiones de Energía y Puntos Constitucionales, el director corporativo de Finanzas de Pemex,  Mario Alberto Beauregard Álvarez, afirmó que México requiere de una reforma constitucional en materia energética que ofrezca la certidumbre jurídica para que el riesgo inherente a la industria pueda compartirse y no sea sólo asumido por el Estado.
 
 
rogeliovarela@hotmail.com
 
-