Opinión

La próxima mala idea de Europa: traer a los tecnócratas

 
1
 

 

[El BCE no ve peligro de deflación en la Eurozona. / Bloomberg] 

Una de las ideas que están flotando en el periodo subsiguiente al saqueo de Atenas ha sido la de deponer en efecto al partido Syriza desde afuera e instalar un gobierno “tecnócrata” en Grecia.

Pero, permítanme señalar, como lo he hecho antes, que lo que Europa llama tecnócratas no son gente que sepa cómo funciona el mundo; son personas que suscriben a las fantasías aprobadas y nunca cambian de idea, sin importar lo mal que salgan las cosas. Pese a la abrumadora evidencia de que la austeridad ha tenido exactamente los horribles efectos anunciados por los libros de texto básicos de macroeconomía, los tecnócratas se aferran a una creencia en el hada de la confianza. Pese a una impactante ausencia de evidencia en el sentido de que la “reforma estructural” genera gran impulso económico, especialmente en un país que sufre de una enorme brecha de producción, siguen presentando la reforma estructural (principalmente en forma de desempoderar a los trabajadores) como remedio soberano para todos los males. Pese a un claro historial de fracasos previos, siguen presionando a favor de la venta de activos griegos como supuesta respuesta al sobreendeudamiento.

En pocas palabras, lo que Europa normalmente quiere decir cuando habla de tecnócrata es Gente Muy Seria, alguien distinguido por su fe en la ortodoxia recibida, sin importar la evidencia. Es como lo escribió John Maynard Keynes: “La sabiduría del mundo enseña que es mejor para la reputación fallar convencionalmente que tener éxito en forma poco convencional”.

Y parece como que en el futuro de Europa hay mucho más fracasos convencionales.

Twitter:@NYTimeskrugman

También te puede interesar:

10 años después: en qué acerté, y en qué no

Los problemas del euro no solo afectan a los países del sur

Sentimientos antiausteridad, más allá de Grecia