Opinión

La Profeco con app... y estilo Domino’s

“Que denuncien”, es lo que me responde la Procuradora Federal del Consumidor, Lorena Martínez, ante mi pregunta de qué le pide ella a los consumidores. Y ahora será más fácil, porque pronto liberará una nueva aplicación (app), disponible para teléfonos inteligentes, con la que un consumidor podrá denunciar un abuso en un restaurante o bar y recibir a un verificador de la Profeco, que le atenderá.

Al estilo de Domino’s Pizza, la procuradora promete celeridad: el verificador llegará en un máximo de 30 minutos. Este programa estará vigente durante el Mundial de Futbol, que llenará todos los restaurantes y bares del país, y pondrá a Martínez a redoblar esfuerzos de verificación. ¿Ya estás engomando más sellos de clausura?, le pregunto. Ya, responde, y afirma que han recibido de la imprenta una numerosa cantidad. La Profeco está lista para clausurar.

“Ya hicimos un programa piloto”, con los verificadores y la app, durante la Feria de San Marcos, en Aguascalientes, y “funcionó muy bien”, afirma orgullosa. Este servicio de la autoridad tendrá entonces un estreno nacional con un alcance mayúsculo a partir de la semana próxima, cuando inicie el Mundial.

La Profeco está muy activa. Martínez dice que hay ciertos “focos amarillos” sobre los que estará vigilante. ¿Cuáles? El precio del frijol y del maíz, donde detecta alzas. También vigilará los cárnicos en esta temporada: la carne de res y la de cerdo. Asimismo, alista acciones de verificación para que nadie se pase de listo con el precio del aguacate.
Da gusto ver a la Profeco elevando la barra para un mejor cumplimiento de las normas bajo las que se rige el comercio y la prestación de servicios. ¿Se te cuadran?, le pregunto. Claro que se me cuadran, dice, aduciendo que la Profeco tiene capacidad de sanción o “dientes”.

El Mundial parece ser una prueba superada por Martínez, o una por lo menos para la que se ha preparado muy bien. No se quiere reeditar el problema de Sudáfrica, cuando muchos mexicanos viajaron e intentaron entrar a estadios con boletos que resultaron falsos. Esta vez, afirma, hubo coordinación con la FIFA, y se suspendió la acción comercial de algunas agencias que supuestamente subcontrataron paquetes con las agencias certificadas, pero que en realidad no estaban en regla. En esta ocasión no hay alertas por problemas con boletos ni con los paquetes que han comprado los mexicanos que irán a Brasil a partir de la próxima semana.

Ojalá más instancias públicas adopten las mejores prácticas que ha inventado la iniciativa privada para servir al consumidor. Por lo pronto sería interesante pedir simultáneamente una pizza y un verificador de Profeco (en caso necesario). La pizza deberá llegar calientita.

Twitter: @SOYCarlosMota