Opinión

La primavera de odio
antigay 2016

 
1
 

 

Orlando. (Reuters/AP)

El sábado 25 de junio se llevará a cabo en la Ciudad de México la Marcha por el Orgullo Gay 2016. Deberá ser una marcha exultante, sobre todo por el extraño momento que vive dicha comunidad. Ser gay en esta primavera parece involucrar un complejo entramado de impactos orquestados por las fuerzas de mal. En estos meses florecieron el odio y el prejuicio contra esta comunidad en México y el mundo.

Sobran los ejemplos del odio contra la comunidad gay. El más notorio fue la masacre de Orlando, con 49 muertos, y celebrada patéticamente por el funcionario del gobierno de Jalisco Jesús Manzo Corona, quien se lamentó porque el número de muertos no alcanzó los cien. “Terrorismo doméstico”, calificó el presidente Barack Obama.

Pero hay muestras por doquier de la intolerancia: tan pronto el presidente Enrique Peña lanzó su iniciativa para legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo, la Iglesia católica armó su ofensiva para defender al “designio de Dios sobre el matrimonio y la familia”. Asimismo, en los últimos nueve días emergieron comentarios dolosos en el sentido de que el PRI habría perdido la elección del 5 de junio como resultado de la iniciativa del presidente sobre matrimonios igualitarios, comentario que no tiene pies ni cabeza, y que implicaría revertir esa supuesta osadía en el Poder Legislativo para que ese partido deje de perder votos. Una baladronada macha.

En adición, habría que sumar a esta andanada de temas el grito homofóbico “¡eeeh, puto!”, que tiene en vilo la armonía de los juegos en los que participa la Selección Mexicana de Fútbol, por posibles sanciones que la FIFA podría imponer, incluyendo que los partidos se jueguen con estadios vacíos. La sociedad debería tener claro que es el odio al éxito potencial del contrario lo que inspira esa arenga; y debería callar. Hay muchos ejemplos de la primavera de odio: qué decir, por ejemplo, del bar de amplitud de orientación sexual La Madame, de Veracruz, donde hubo otra masacre en mayo pasado.

Los gays, pues, están al centro de la discusión y el ejercicio de la libertad sexual entró de lleno en el debate social en un nivel inusitado. Yo he escuchado estas semanas varias burlas sobre la orientación sexual de personas, vinculando y reprobando esa supuesta orientación sexual con el éxito profesional que ostentan.

Se escucha: “fulanito es exitoso porque es gay; si no, no habría manera de explicar sus logros”. A esa expresión le suelen acompañar risas inmediatas. ¿De quién? De los machos mexicanos.

Quienes defendemos las libertades sólo queremos una cosa: que el país eleve a las más altas leyes e instituciones la elección libre que sobre su persona debe poder realizar cada individuo. Ojalá.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Jugada maestra de General Motors
Crédito a jubilados: Éxitus Credit quiere 350 millones de pesos
Bien por la CAMe; Toyota reinará