Opinión

La política exterior unilateral de Trump

27 febrero 2017 5:0
 
1
 

 

Trump

La relación de México con los Estados Unidos resulta de una historia más que de encuentros, de desencuentros. La crudeza de la coyuntura actual en forma y fondo nos obliga a definir una estrategia en la cual, parecemos desconocer al enemigo. Los agravios y humillaciones no han tenido a un emisario que logre hacer valer su condición de igual. La política exterior unilateral de Trump no entiende de diplomacia ni mucho menos de ceder, y nosotros no hemos entendido ni estudiado al enemigo.

Cada momento crucial de encuentro en búsqueda de “acuerdos” parece tomar sorprendidas y mal paradas a nuestras autoridades. La primera vino después de la decisión del Gobierno Federal (por el entonces Secretario de Hacienda Luis Videgaray) de recibir a Donald Trump como candidato. El país recibió una profunda humillación cuando horas después de haber sido recibido por Enrique Peña Nieto afirmó que pagaríamos el muro aunque “no fuéramos conscientes de ello”.

Después, ya como Presidente, Trump el 31 de enero el Presidente Enrique Peña Nieto se vio obligado a cancelar su visita después del recibimiento a Los Secretarios de Relaciones Exteriores y de Economía que consistió en la Acción Ejecutiva para dirigir fondos para la construcción del muro (viendo después cómo serían reembolsados de una y otra manera por México) y el reforzamiento de las deportaciones.

Es necesario mencionar que antes del “anuncio” Trump afirmó que él cancelara la reunión si México no accedía a pagar el muro y una vez cancelado afirmó que “A menos de que México trate a Estados Unidos de manera justa, con respeto, esta reunión no rendiría frutos y quiero tomar otra ruta. No tenemos opción”.

Hoy de nuevo la “sorpresa”, antes de la conferencia de prensa ofrecida de manera conjunta por los Secretarios de Estado Rex Tillerson y de Seguridad Nacional John Kelly y de Gobernación y Relaciones Exteriores, Donald Trump afirmó que por primera vez “vamos a echar a los capos de la droga, estamos sacando del país a tipos realmente malos a un ritmo que nadie ha visto antes”, y dijo “Es una operación militar. Muchos de ellos son gente que está aquí de forma ilegal, y son duros, pero no son tan duros como nuestra gente, así que los vamos a echar”. Minutos más tarde, John Kelly afirmaría en territorio nacional que no harían uso de la fuerza militar y que no serían deportaciones masivas, sino conforme a Derecho. Antes, ya nos habían anunciado también de manera unilateral que deportarían a esos malos a México sin importar la nacionalidad; no sin menoscabo de lo anterior, e ignorando no sólo a la opinión pública, sino a legisladores, el Presidente los recibía en la Residencia Oficial.

Los agravios y las “sorpresas” seguirán ocurriendo si seguimos equivocando la estrategia. Parece México desconocer al enemigo, el cual no ha modificado su postura y ha sido claro en sus objetivos desde hace ya varios años. Lo que pasó ayer una vez más nos exhibe, no podemos “convencer” ni doblar a Trump de desviarse de sus objetivos, los cuales ha prometido a sus amigos de la ultraderecha en la Conferencia de Acción Política Conservadora, “que hoy tienen a un Presidente”.

No podemos convencer al enemigo de no construir el muro, sí negarnos a pagarlo, no podemos garantizarle seguridad en la frontera norte, sí negarnos a que pise territorio nacional para sus objetivos. No será el atropello a los millones de migrantes lo que logre cimbrar la base de apoyo a Donald Trump, esa base de apoyo que otorga voz a los supremacistas blancos y a los conservadores radicales, a miles de soldados estadounidenses que han visto como el enemigo a la frontera sur, a los radicales y a los que el mismo sistema ha arrojado a la falta de oportunidades en su propio país, seremos únicamente los mexicanos construyendo nuestro propio proyecto de nación frente a esta terrible nueva realidad de ultraderecha estadounidense los que podremos fincar nuestro futuro, pero ¿podemos hacerlo hoy? ¿con la división manifiesta? ¿con los actuales dirigentes políticos?

Twitter:@SamuelAguilarS

También te puede interesar:

Globalización y nacionalismo

Incertidumbre

La democracia y el populismo