Opinión

La pobreza no perdona

1
   

    

Pbreza. (ilustración)

Los recientes datos de pobreza en el país dados a conocer por Coneval nos dicen que algo funciona mal, pues tenemos dos millones de pobres más que en 2012.

Es erróneo atribuir el incremento de la pobreza a la política social, debido a que los 120 mil millones de pesos que se gastan anualmente para atender a los más necesitados no generan desarrollo, sino que contienen la avalancha de pobres que se suman día a día.

Algo anda mal, y ese algo es la economía y la educación.

La pobreza se supera con crecimiento económico, buena calidad educativa y mecanismos de distribución de la riqueza. Ninguno de los tres ha funcionado.

Es cierto que la situación se arrastra desde hace muchos años, en que las reformas estructurales se frenaron por mezquindades o incapacidad del PRI, del PAN, y la oposición de lo que era el PRD.

Culpables hay muchos de que no hayan funcionado la economía y la educación. Toda la clase política es responsable, si se quiere, pero los resultados están ahí y no perdonan: dos mil 470 personas entran, cada día, a las filas de la pobreza. Escalofriante.

Entre 2012 y 2014 se incrementó la cantidad de personas con carencia alimentaria en 600 mil. Todas las noches 28 millones de mexicanos se duermen sin haberse alimentado bien. Con hambre, pues.

¿Por qué crece el número de pobres y aumenta la cantidad de personas que no pueden satisfacer sus necesidades de alimentación?

Porque algo anda mal, muchas cosas se han hecho mal y se siguen haciendo mal.

El problema no se quiere ver, pero las cifras gritan: 63 millones 800 mil personas con ingresos por debajo de la línea de bienestar.

Las alternativas populistas no sirven, ya lo hemos vivido en carne propia, y las padecen hoy venezolanos y griegos. Pero no estamos bien. Y los políticos tienen responsabilidad.

Del total de nuevos pobres que hay en todo el país en estos últimos dos años, el Estado de México aporta la mitad.

¿Hay o no responsabilidad de gobiernos estatales en el incremento de la pobreza?

¿Por qué aumenta en el Estado de México, Morelos y Veracruz, y baja en Durango, Querétaro y Aguascalientes?

El Estado mexicano no sólo ha fallado en abatir la pobreza. También ha fracasado en la distribución del ingreso. El 93.2 por ciento de la población ocupada gana de cinco salarios mínimos para abajo (menos de 10 mil pesos mensuales), y 6.8 por ciento se lleva la gran tajada del pastel.

Para superar la situación en que nos encontramos se necesitan crecimiento económico, mejora sustancial de la educación, y políticas redistributivas.

Las cifras, que son personas de carne y hueso, nos reprueban.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
AMLO y el complot contra 'El Piojo' Herrera
El Verde mueve el tapete
El populismo de AMLO pierde encanto