Opinión

La pobreza en
México 2014

1
 

 

pobreza

El día de ayer el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) dio a conocer los resultados de la medición multidimensional de la pobreza en 2014.

Los datos que divulgó el Coneval, son producto de un ejercicio de análisis científico hecho por expertos en medición de la pobreza, llevado a cabo con total autonomía.

Como siempre, hemos recibido esta medición con todo respeto y con la importancia que tiene para la retroalimentación de los procesos de mejora continua de las políticas públicas.

De acuerdo con el Coneval, en 2014 el número de pobres aumentó en aproximadamente dos millones de personas.

Este resultado refleja el enorme reto que aún tenemos enfrente, y para ello se impulsaron las reformas estructurales.

Sin embargo, los resultados también muestran que la política social del presidente Enrique Peña Nieto está en la dirección correcta.

Un ejemplo de ello es que la pobreza extrema disminuyó, en gran medida porque el ingreso del primer decil, donde se ubican los más pobres, registró un aumento de 2.1 por ciento, según la Encuesta Nacional de Ingreso Gasto de los Hogares (ENIGH).

Sin embargo, el Módulo de Condiciones Socioeconómicas de la ENIGH, que es la fuente que utiliza el Coneval para la medición multidimensional de la pobreza, indica que el incremento real de los ingresos fue de 6.1 por ciento y de 12 por ciento en comunidades rurales.

Esto muestra que la prioridad que se planteó la política social de ir primero al núcleo duro de la pobreza, a los más pobres entre los pobres, así como la focalización en la población que verdaderamente lo necesita, está dando resultados.

Entre los grupos sociales en donde la pobreza extrema bajó se encuentran los niños y las niñas, así como los adultos mayores, que por grupos de edad son los que tienen mayor vulnerabilidad.

No se puede negar la importancia de la protección a la niñez, así como a quienes le han dado su vida y su trabajo al país.

Por otra parte, también es cierto que tenemos que redoblar esfuerzos para abatir la pobreza en otros grupos, como son las personas con discapacidad y la población indígena.

Es alentador también que las carencias sociales hayan bajado. En el caso de los pobres, un menor número de carencias significa una menor intensidad de la pobreza.

Muy importante también es lo que se observa en la población total que tenía tres o más carencias, que disminuyó en 1.57 millones de personas, lo que habla una vez más de una buena focalización que se ha llevado a cabo.

Destaca la reducción del número de personas con carencia por Acceso a la Seguridad Social, en 1.74 millones de personas.

Esto es resultado de los cambios hacia la formalidad y el avance en la cobertura del Programa Pensión para Adultos Mayores de 65 años, entre otros factores.

Por entidad federativa, el hecho de que en 24 estados haya disminuido la pobreza, la pobreza extrema o ambas, es una buena noticia porque significa que los esfuerzos de coordinación están dando resultados.

El caso de Guerrero es excepcional, que aunque sigue siendo uno de los estados más pobres del país, logró disminuir la pobreza en 4.5 por ciento, y la pobreza extrema en 7.2 por ciento, colocándose en el primer lugar como la entidad que más la abatió.

Gracias al Plan Nuevo Guerrero se generaron obras grandes y pequeñas de infraestructura, se incrementaron los programas de apoyo a los pequeños productores sociales, se impulsó el empleo temporal y se implementó la Cruzada Nacional contra el Hambre en las regiones más pobres como La Montaña y La Costa Chica de la entidad, lo que significó una derrama económica local, así como un ingreso para muchas familias.

Es importante mencionar que el levantamiento de la encuesta para la medición de la pobreza 2014 se llevó hace casi un año, entre agosto y noviembre, cuando las reformas estructurales aún no se veían reflejadas y algunos de los cambios en la política social no se habían realizado, como el rediseño de Oportunidades en Prospera.

El mismo Coneval ha publicado que el entorno ha mejorado.

A principios de 2015 el Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza presentó su mayor descenso en más de cuatro años. Ello significa que un mayor porcentaje de personas pueden adquirir sus alimentos con su ingreso laboral.

Entre los factores que explican esto están la disminución en los costos de la luz, de la telefonía, la eliminación del incremento mensual del precio de las gasolinas, el aumento de la inversión privada y en la generación de empleos, cuyo crecimiento durante el primer semestre de este año es el mayor observado en diez años.

Finalmente, la medición que se presentó no es una evaluación de la Cruzada Nacional contra el Hambre.

En agosto, tal y como lo ha planteado Coneval, se tendrá el resultado de una encuesta panel que se está realizando específicamente para medir el impacto de la Cruzada y se podrán hacer las evaluaciones correspondientes.

En efecto, la medición que presentó el Coneval confirma los desafíos enormes que estamos enfrentando, pero también que el camino emprendido para retomar el rumbo del crecimiento y la productividad para lograr una mayor prosperidad es el adecuado aun cuando el resultado tarde en concretarse.

Al mismo tiempo, indica que la decisión de proteger a los que más lo necesitan, mientras estos grandes cambios se asientan, también fue correcta.

Al final, la medición ratifica lo que se ha venido señalando: que estamos llegando a los más pobres entre los pobres.

La autora es secretaria de Desarrollo Social.

Twitter: @Rosario_Robles_