Opinión

La plataforma demócrata

 
1
 

 

bandera

Este fin de semana se aprobará en Orlando la plataforma del Partido Demócrata. No será la versión definitiva porque de aquí a la Convención, donde será votada, todavía sufrirá modificaciones, casi todas ellas de lenguaje y énfasis. Contamos ya con el borrador, en el que están delineadas las grandes líneas de oferta política de ese partido a los votantes.

La Plataforma tiene sobre todo propósitos electorales y no es vinculante. Lo verdaderamente decisivo es la correlación de fuerzas que quede en el Congreso.

Lo primero que hay que decir es que se le dio una oportunidad sin precedente a Sanders, al permitirle proponer a cinco de los 15 miembros del comité de redacción y al ampliar la consulta nacional hasta lograr la participación de 2,500 ponentes.

Aunque se adoptaron sus conceptos (como “rigged economy”) y se incluyeron algunos de sus temas (reforma del financiamiento electoral, regulación estricta del sector financiero, salario mínimo de15 dólares la hora, eliminar las colegiaturas de las universidades comunitarias, no disminuir la edad de retiro ni las prestaciones de la seguridad social), la realidad es que el sentido general del documento es más Hillary que Bernie. Realmente la única concesión significativa que le hicieron fue la de pedir la abolición de la pena de muerte (a lo que ella se opone).

No es lo que los seguidores de Sanders esperaban y difícilmente servirá para aplacar su cuestionamiento a Clinton en Filadelfia. A pesar de que continúen los memes que lo caricaturizan como niño caprichudo y las campañas para promover el #BernExit , no parece que vayan a lograr que él se retire antes.

En lo que interesa a México, no hay mucho nuevo en la plataforma, pero vale la pena repasarlo.

La misma política de inmigración de los pasados siete años, pero “humanizada”. Es decir: continuar las deportaciones pero hacerlas selectivas, rápidas y cuidadosas del debido proceso; defender las propuestas de Obama para permitir la estancia de los dreamers y de sus familias; seguir negociando un plan para legalizar únicamente a quienes cumplan ciertas condiciones y requisitos (path to citizenship).

Relación activa con América Latina. Ampliar la cooperación para el desarrollo, combinada con un abierto condicionamiento en temas como derechos humanos, reforma judicial, corrupción y paraísos fiscales.

El partido da un franco apoyo para que los Estados, desafiando la legislación federal, descriminalicen y permitan el comercio legal de la mariguana. Conforme eso suceda, la producción doméstica de la yerba crecerá y la importación ilegal tenderá a abatirse. ¿Implicará esto una expansión del mercado en México, una reorientación a la producción de otras drogas, o ambas cosas?

No se hace explícito, pero el hecho de que se considere que hay en Estados Unidos una alarmante epidemia de adicción a la heroína y a las drogas sintéticas, hace suponer un reforzamiento de las acciones de interdicción y una redoblada presión hacia los países que las producen o importan a EU.

Proteccionismo. Los sindicatos consiguieron introducir varias de sus demandas. Bajo el lema de “Make it in America” se exige castigar fiscalmente a las empresas que se llevan empleos y utilidades fuera del país. Eso incluye eliminar exenciones impositivas y desincentivar el traslado al extranjero de las sedes de las compañías.

Aunque la Plataforma no se opone a la firma del Acuerdo Trans-Pacífico (como querían tanto Sanders como Clinton, quien hace un año todavía lo defendía), si establece una serie de principios que deberán cumplir los nuevos tratados y bajo los cuales habrán de revisarse los existentes. El principal es que no externalicen empleos. Pretende además introducir estrictos estándares laborales y ambientales, dirigidos a nulificar las ventajas que pudieran tener países con menores niveles salariales o leyes laxas en materia de contaminación.

La revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte se ve inevitable. Si bien sus mayores defensores serán las automotrices y otras industrias americanas que lo han aprovechado, México deberá articular un cabildeo tan amplio como el que hubo cuando se firmó.

Hay otros temas que pueden tener diversa repercusión aquí, como la decidida oposición a la técnica de fracturamiento hidráulico, utilizada para aumentar la extracción de gas y petróleo del subsuelo (fracking).

También te puede interesar:
Y ahora… el Mexit
Del Amexit al Brexit
Trump no come galletas