Opinión

La permanencia de Miguel Torruco

1
 

 

Torruco

Hace unos días el jefe de Gobierno de la ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, les pidió su renuncia a todos los miembros de su gabinete.

Esta drástica maniobra es resultado de la severa derrota que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) sufrió en la capital del país en las pasadas elecciones intermedias: perdió millones de votos, varias delegaciones políticas y el control de la Asamblea. En resumen, la Morena de Andrés Manuel López Obrador le pasó encima.

El responsable de la operación electoral en los comicios fue Héctor Serrano, secretario de Gobierno del DF, es decir, la mano derecha de Mancera. Y de inmediato varios legisladores perredistas, encabezados por su líder en el Senado, Miguel Barbosa, se reunieron con Mancera para pedirle que cesara no sólo a Serrano, sino también a su secretaria de Desarrollo Social, Rosa Icela Rodríguez, y al director del Metro, Joel Ortega.

Ante estas presiones, la respuesta de Mancera fue pedir la renuncia de todo el gabinete, incluido el poderoso Serrano.

El mejor comentario que sobre esto vi en redes sociales fue el de alguien que escribió “tuvo que pedirle la renuncia a todo el gabinete, porque si nada más lo corre a él, ¡lo madrea!”, haciendo referencia a la falta de carácter que se le achaca a Mancera, así como que podría tenerle miedo a su número dos.

Y es posible. Pero también cabe la explicación de que, ante la crisis en su gobierno originada por la derrota electoral, y pensando en que pretende ser candidato presidencial en los próximos comicios, una purga general en su gabinete parecía un movimiento natural y hasta obligado.

Sin embargo, aunque la renuncia de sus colaboradores entra en vigor el 15 de julio, no todos se irán. Según explicó el jefe de Gobierno, en estos últimos días está evaluando el actuar y los resultados que han dado los responsables de las distintas carteras, para con base en eso decidir si los ratifica o no.

Un caso interesante es el de Miguel Torruco Marqués, secretario de Turismo. A principios del presente año, en este espacio hice un análisis de los resultados que en esta materia se habían conseguido durante 2104, y mi conclusión fue que, aunque la mayoría de los indicadores económicos daban cifras positivas, en realidad me parecía que la industria turística en la capital del país se encontraba un tanto estancada.

Eso fue con los números preliminares que había en ese momento; dos meses después, ya con las cifras definitivas, la situación mejoró un poco más.

Torruco es un hombre que sabe de turismo –tiene una larga trayectoria en esta industria, de más de 40 años–, es imaginativo, audaz, está bien relacionado y siempre me ha parecido que es un hombre honrado y trabajador, y así ha estado: dando continuidad a los programas –sobre todo en lo que respecta a turismo social–, y tratando de crear nuevos productos que atraigan más turistas a la ciudad o que, los que llegan por motivo de negocios entre semana, decidan quedarse sábado y domingo.

Sus metas para 2015 las tiene claras: captar más de cinco mil 150 millones de dólares (el año pasado fueron cuatro mil 826 millones, el más alto en los últimos ocho años); incrementar 5.0 por ciento los turistas de internación; registrar una ocupación hotelera general de 67 por ciento y alcanzar inversiones por 800 millones de dólares.

Sin duda, Torruco ha hecho un trabajo positivo y constante y deberá ser ratificado. Sin embargo, habrá que ver qué piensa Mancera quien, a no ser por razones meramente políticas, difícilmente encontrará una de peso para no mantener en la Secretaría de Turismo al hombre que hoy ahí despacha.

En los alrededores
Mal debut. Ayer, en el Four Seasons de la ciudad de México, cohn&wolfe se estrenó como la agencia de relaciones públicas de la Oficina de Visitantes y Convenciones de Riviera Nayarit, cuyo director general desde hace muchos años es Marc Murphy. Organizaron un evento que no resultó bien planeado. La verdad, se extrañó la mano de Arvizu, su anterior publirrelacionista.

Correo: garmenta@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:
El turismo 'chilangoméstico'
AMResorts, la principal empresa turística
Pullmantur, los secretos de un crucero exitoso