Opinión

Las otras capturas
del 'Chapo'

1
  

    

Módulo especial Chapo Guzmán. (Especial)

En la más reciente ocasión, Joaquín Guzmán Loera estuvo preso 16 meses. En ese lapso, México no vio ni supo nada relevante sobre el aparato que permitió a El Chapo evadir la justicia durante 13 años. Tras la recaptura del capo, tampoco se informó de una batería de detenciones (ni pocas ni muchas) de importantes cómplices, socios o protectores del narco; no hubo tampoco noticias de aseguramientos de bienes de ninguna clase.

Fue como si el gobierno federal se hubiera conformado con la mera detención del líder. Como si tras el operativo en el famoso departamento de Mazatlán, la administración Peña Nieto hubiera perdido el ánimo o los incentivos para lanzarse en contra de otros operadores del cártel, y en contra de los funcionarios que presumiblemente pudieron haber dado, desde distintos gobiernos y durante varios años, protección al hombre símbolo del Cártel de Sinaloa.

Luego vino el hoyo en la regadera y el completo descrédito del gobierno federal. Hasta que hace quince días desde la Sierra Madre Occidental llegaron noticias de que la Marina había entrado a la guarida del Chapo, en el llamado Triángulo Dorado del narcotráfico, ese terreno montañoso que comparten Sinaloa, Durango y Chihuahua.

De nuevo van contra El Chapo. Una fuente consultada, que conoce esa zona en la que hoy buscan al Chapo, en donde vive su madre, en donde operan sus hombres, explica cómo es el campamento del narcotraficante.

A condición de anonimato, la fuente comenta que desde que visitó esa sierra –ha estado ahí seis veces– le quedó claro que con la tecnología actual “si quieres lo agarras. Porque la gente del Chapo habla por teléfono, por radios Nextel, se envían fotografías por celular, mensajes BBM, ahí es donde iba a estar. Con los satélites de hoy si quisieran le podrían mirar hasta los dientes.

“Nosotros hemos estado en una de las casas que ha aparecido en estos días en los medios, donde lo buscó la Marina. Tenía televisiones de plasma, clósets llenos de ropa, estaba bien acondicionada. Como esa casa hay 15 o 20 ranchos allá arriba. Y tienen antenas de celular. Es más, una de las veces que estuve ahí un ingeniero les estaba instalando internet.

“Pasé muchas noches hablando con varias personas del Chapo. Muy pocos de ellos habían estado en combate. No es gente preparada militarmente. El jefe de seguridad que está ahí puede que tenga un poco más de conocimiento de defensa, pero los demás no. La decisión de atacar ahí no es como la de caerle a un campamento de la FARC, donde hay gente preparada militarmente.

“Los hombres del Chapo, es cierto, conocen el terreno, pero no están preparados para el combate. No me cabe la menor duda, eso sí, de que también ahí El Chapo tiene túneles”, dice la fuente.

Dado que hay reportes de que la Marina lleva meses peinando esa zona, es tiempo de pedir que si la Armada tiene éxito en este operativo, ahora el gobierno tendrá que ir más allá de apresar a El Chapo, que si cae el líder las pesquisas deben seguir con la misma intensidad.

Esta nueva búsqueda, y una eventual captura, no estará concluida si no incluye interrogatorios a diversas autoridades, de todos niveles, en Chihuahua, Durango y Sinaloa. ¿Tuvo El Chapo ahí cómplices por acción o por omisión? En esas tres entidades habrá elección el año entrante, renovaciones de autoridades en las que las mafias suelen meter la mano.

Y este operativo debe incluir, también, aprehensiones de esos socios del narcotraficante que no precisamente viven escondidos en la sierra.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Réplica sobre obras en el INE
Derechos humanos, una cita crucial en la CIDH
El INE, más papel de baño