Opinión

La otra cara del villano azúcar

Señalado como el malo de la película titulada “México Obeso”, marcado como el responsable del desquicio presupuestal que el país habrá de vivir cuando los diabéticos adultos se encuentren cerca de marcar mayoría en esta nación, el Azúcar espera que sus actuales malos tiempos contribuyan a marcar una nueva época en la que se reconozca el potencial de crecimiento económico y de bienestar que el azúcar produce para un país y para sus habitantes.

Por una reivindicación del cultivo y su producto, van millones de cañeros.

Y el momento propicio pudiera ser ahora que la industria azucarera mexicana está por vivir una baja en la producción. Aunque nadie, casi nadie lo sepa, este año la zafra habrá de reportar números inferiores a los históricos que reportó el año anterior. Lo acaban de comentar en las oficinas de la Secretaría de Agricultura: la vaca viene flaca este año.

De 7 millones de toneladas obtenidos en el 2013, se pudiera pasar en una primera estimación a 6 millones 700 mil toneladas como resultado productivo en 2014, aunque ésta pudiera ser una estimación optimista.

Hay quienes dentro del grupo de especialistas e involucrados en la industria nacional consideran que la baja en este año pudiera ser no de 300 mil toneladas sino de hasta 400 mil.

No falta quien cree que el asunto pudiera ser más grave. Más, al extremo de tener que restar otras 100 mil toneladas al resultado de la zafra de este año.

Lo interesante del asunto es que ni con restas de 400 mil o 500 mil toneladas el precio del dulce habrá de incrementar como pudiera pensarse en favor de quienes en esta rama empresarial o industrial tienen fincados sus reales. Si usted no es diabético puede dormir tranquilo. El azúcar no aumentará de precio, pero tampoco habrá de bajar parece.

Por ello, mientras llega el momento oficial de reconocer que la zafra de este año viene flaca, apuntan la necesidad de que se aproveche la época de las vacas lánguidas para conceder a la industria y especialmente a los ingenios una capacidad que no se le ha querido reconocer: la de productor de energía o de combustibles alternativos.

De un ciclo de tres años de bajas productivas que parece imposible de corregir en el período, pudieran sacarle provecho si se establecen las bases que permitan a los ingenios, 57 en la nación y 9 de ellos en manos del gobierno federal, tener la confianza de que si invierten en esta vertiente potencial de negocio su inversión no sólo será reconocida sino hasta apoyada por el gobierno federal.

Porque si así fuera, cada ingenio pudiera ser considerado, en tamaños diversos, una unidad energética que produzca elementos necesarios a nivel nacional, regional, estatal o para pequeñas comunidades.

Lo que ellos quieren, es que ya se les deje de “jeringar” con aquello de que su producto es responsable de todos los males, para que le concedan un papel histórico más completo al que tiene derecho y debe de cumplir.

La industria azucarera y la red de ingenios nacionales pueden hacer mucho más por el país, reclaman.

Todo ello, aspiran a que se reconozca en el Programa Nacional de la Caña de Azúcar. Quieren producir más que azúcar y tener responsabilidades estratégicas mayores a obtener un producto que hoy está hipersatanizado.

Por ello nuestras fuentes reconocen que, de tener ese carril o carriles extras estarían dispuestos a convocar a investigadores y emprendedores a que se sumen al reto de buscar ventajas en el proceso de producción del azúcar. Desde las variedades de productos que se pueden obtener (diversas calidades del azúcar en función de su refinación) hasta los alcoholes, (etanol incluido) y la alternativa de producir combustibles y electricidad.

Usted dirá si es el tiempo de pensar en ello ahora que, por el clima, la productividad del azúcar presentará dos años de bajas consecutivas.

DE TÍN MARÍN…

YoGome es una empresa mexicana derivada de un joven talentoso que lleva por nombre Jeduán Cornejo, hermano de otro joven talentoso, Abraham, ganador junto con dos compañeros y amigos suyos de un concurso en el Valle del Silicón, en Estados Unidos, el año pasado.

Este muchacho junto con otros socios (Manolo Díaz y Alberto Colín) consiguió pasar de 3 a 7 juegos didácticos, los que la empresa mexicana oferta en el mundo de las APPS con un gran éxito hasta el momento.

Se trata de juegos que tienden a fortalecer el conocimiento de niños en áreas tan delicadas como las matemáticas, temas como el reciclaje, el aparato digestivo y sobre todo la nutrición. Los juegos son gratuitos hasta determinadas etapas del juego y de ahí se cobran por bajarse las etapas avanzadas.

Ya llevan más de un millón de descargas de sus juegos, que no sólo se expresan en español sino también en inglés.

El 60 por ciento de las descargas se han ejercido en Estados Unidos y el 40 por ciento en otras partes del mundo. En México cuenta el 25 por ciento y el resto en países de América Latina.

Vea los juegos y dispóngaselos a sus hijos si tienen hasta 12 años. www.yogome.com

Si usted quiere tener contacto con estos muchachos no dude en hacerlo al correo hi@yogome.com

En verdad los muchachos tienen talento de sobra. El diseño y la trama de los juegos es atractiva.

DE DO PINGUÉ…

Este jueves se firma el primer compromiso de avance de la RED DE APOYO AL EMPRENDEDOR. Ahí estará Universo Pyme. La red de Apoyo al Emprendedor fue instrucción del Presidente Peña Nieto durante la inauguración de la primera Semana del Emprendedor. Le daremos detalle.

Correo: direccion@universopyme.com.mx