Opinión
       

La otra batalla en
las hipotecas

  
1
 

 

Crédito hipotecario

Los rostros del crédito hipotecario son múltiples. Tras la guerra de tasas de los últimos meses y ahora que el costo del dinero ha subido, el negocio de las hipotecas está entrando en un nuevo ciclo, el que aquí hemos mencionado como diferenciado.

Con todo y que algunos bancos llegan a ofrecer créditos con tasas por encima de 9.0 por ciento, ahora la diversificación hará la gran diferencia entre las distintas instituciones para mantener los ritmos de colocación de créditos.

Hasta mayo, el portafolio hipotecario crecía a un ritmo de 9.0 por ciento, con lo que representaba 11 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), un ritmo que dejó los dos dígitos y ahora marca una fase distinta de competencia entre los oferentes del negocio.

Sobre el particular, esta semana han ocurrido dos hechos que lo demuestran.

Por una parte, el equipo de crédito hipotecario de Scotiabank, que lidera Enrique Margain, lanzó el primer crédito hipotecario de preventa en el mercado conformado por tres componentes: un convenio que fija la tasa inicial del crédito hipotecario que determina monto, tasa y pago mensual hasta por 18 meses; un préstamo personal para cubrir el enganche al desarrollador con tasa de 18 por ciento; y el crédito hipotecario que se activa cuando la vivienda esté en proceso de construcción y avance de obra requerido, así como la documentación oficial requerida.

Si bien el producto tiene un tope de 600 mil pesos para el enganche y arrancará una primera etapa con 30 desarrolladores precalificados, es una alternativa distinta a lo que opera hoy en el mercado.

Entre los desarrolladores figuran Ara, Sadasi, Garza Ponce, U-Calli y otros con proyectos en Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey, Querétaro, Puebla y Mérida.

La idea es integrarlo a desarrollos de gran volumen que parten de desarrollos verticales y busca asegurar precios de preventa y fijar las condiciones del crédito para el comprador, pero también convertirse en un vehículo de desplazamiento de producto para los desarrolladores.

En una segunda etapa, el producto buscaría ampliarse a otros grupos desarrolladores.

Por su parte, el área que dirige Roberto Gándara en HSBC México anunció una reducción a las tasas de interés de sus créditos para la adquisición de vivienda a 9.39 y 10.69 por ciento fijos anual, sujeto al monto del enganche y el plazo contratado.

Esta acción representa una baja de entre 30 y 50 puntos base en las tasas con otros diferenciadores como un Costo Anual Total (CAT) competitivo en el segmento premier que aporta en promedio enganches de 35 % del valor de la vivienda.

Con estas iniciativas puede vislumbrarse en la industria una competencia distinta, pero fuerte, no sólo para mantener los niveles de colocación de crédito, sino para cubrir algunas áreas de consumidores no cubiertas hasta ahora por el sistema financiero tradicional.

Correo: colguin70@gmail.com

Twitter: @claudiaolguinmx

También te puede interesar:
Hipotecas Pyme
El nombre es diversificación
​Hipotecas diferenciadas