Opinión

La nueva SEDATU

 
1
 

 

Rosario Robles

Resulta infructuoso traer a la memoria las no pocas voces que hablaron de injusticia cuando Rosario Robles fue removida de la Secretaría de Desarrollo Social hacia la desapercibida SEDATU.

Su trabajo en el combate a la pobreza y a la desigualdad parecía no ser apreciado en su remoción. Ella ha afirmado: “todos los espacios son útiles para el servicio público”, sin duda lo está demostrando.

Llega a darle vida a una secretaría, la cual si bien tiene atribuciones amplias por Ley, la realidad la hacía ver en estado de coma, sus antecesores se encargaron de ello.

La llegada de Robles a la SEDATU le otorga un nuevo dinamismo; el sentido político de su titular a dos meses de haber llegado lo sitúa en el plano nacional y nos revela su importancia estratégica para el desarrollo de nuestro país.

Una economista por la UNAM, la primera y la última mujer al frente del Gobierno del Distrito Federal, que también se abre camino en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM), una luchadora por los derechos de la mujer, quien fuera fundadora del PRD y desde un cargo directivo en dicho partido impulsara las "Las Brigadas del Sol”, hoy pone en la agenda nacional la problemática del hacinamiento, el derecho a ciudades seguras y ordenadas como espacios para la participación política y social.

Su visión y su experiencia hace de la SEDATU un espacio en donde hoy se discute desde la vivienda social, desde la planeación, desde el ordenamiento de las ciudades, un aspecto para combatir el flagelo que amenaza a la democracia y que ella conoce muy bien: la desigualdad y la pobreza extrema.

Hoy se habla de una nueva territorialidad, de una nueva visión de desarrollo urbano, hoy hace que la SEDATU cobre importancia y habla incluso de impulsar una reforma urbana.

Una mujer que ha recorrido el país, la única del siglo XX en dar el grito en el histórico y representativo Dolores Hidalgo, habla de hacinamiento, y también desde la SEDATU, de crear espacios seguros e incluyentes de la población, es la sensibilidad y el compromiso político del nuevo equipo de SEDATU.

La SEDATU fue creada por las reformas a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal a principios de enero de 2013 cuyas atribuciones son aplicar la legislación agraria derivada el artículo 27 constitucional, implementar políticas de desarrollo agrario, administrar los terrenos propiedad de la nación e implementar una política de desarrollo metropolitano, y desarrollar políticas en materia de vivienda y urbanismo, es la responsable de diseñar políticas públicas para hacer efectivo el derecho a una ciudad ordenada, competitiva y bien planeada, un e

Hoy la nueva SEDATU está comprometida a combatir el hacinamiento como variable que genera problemas de salud y violencia intrafamiliar, habla de equidad de género, diseña y busca el aprovechamiento de los recursos naturales para generar oportunidades e incrementar seguridad y calidad de vida.

El programa “Un cuarto más” para 500 mil familias, el cual generará 2.5 millones de empleos constituye sin duda una buena noticia. El trabajo en los asentamientos irregulares, en los problemas de linderos, entre otros resultan de suma importancia para la cohesión social, para prevenir conflictos y violencia en la sociedad, en comunidades o ejidos.

La maestra en Desarrollo Rural por la UAM Xochimilco, también se ha abocado a los no pocos casos por resolver en torno al reparto agrario.

Hay sin duda espacios del Gobierno Federal, acciones y políticas públicas en las que de plano se está en desacuerdo, pero ver renacer instituciones como la SEDATU, da aliento para observar que aún hay espacios que con cuadros valiosos se puede recuperar su sentido de existencia.

Twitter:@SamuelAguilarS

También te puede interesar:

Los espectros de la democracia

¿Reforma electoral base cero?

Política y congruencia