Opinión

La nueva era de Finsa

Ayer fue un día clave en la etapa de expansión que viven el equipo que lidera Sergio Argüelles González en Finsa, que junto con Walton Street Capital adquirieron vía sus Certificados de Capital de Desarrollo (CKDs) un portafolio industrial equivalente a 302 millones de dólares.

Se trata del segundo anuncio que concreta Finsa este trimestre del año. En esta ocasión de la mano de Walton, adquirió 35 propiedades industriales estabilizadas ubicadas en ciudad Juárez, Chihuahua, Reynosa y Tijuana BC. El portafolio tiene una más 160 hectáreas de reserva territorial para futuro desarrollo.

El vendedor del portafolio fue IDI Gazeley Brookfield Logistics Properties. El grupo de propiedades industriales estabilizadas clase A suma 529,000 metros cuadrados, desarrolladas originalmente por esa firma y que se ubican en mercados estratégicos para los sectores de manufactura y logística. Además incluye 160 hectáreas en reservas territoriales en las ciudades fronterizas de Ciudad Juárez, Reynosa y Tijuana, en donde podrán desarrollarse hasta 620,000 metros cuadrados de construcción industrial.

La operación tiene una relevancia mayor si se considera que con 38 años de presencia en el mercado con desarrollos en México, Estados Unidos y Argentina, Finsa ha desarrollado más de 8 millones de metros cuadrados en propiedades industriales y administra un portafolio de 1.7millones de metros cuadrados en mercados estratégicos.

A su vez, la filial en México de Walton Street Capital, LLC (Walton Street) que ha invertido desde 1998 opera desde su sede en Chicago, y a través de sus filiales inyectó y se ha comprometido a invertir USD $ 7.5 mil millones de capital en más de 275 transacciones separadas en Estados Unidos y el sector inmobiliario internacional.
IDI Gazeley (Brookfield Logistics Properties) es uno de los más importantes fondos de inversión y desarrolladores de almacenes logísticos y parques industriales de distribución con un portafolio activo de 6millones de metros cuadrados de activos premier.

La operación se fundamenta en la inversión en activos inmobiliarios clase A realizada a través de la coinversión de la CKD Finsa y la CKD Walton con el objetivo de otorgar atractivos rendimientos de capital para los inversionistas, y el posicionamiento de Finsa como desarrollador líder en el sector inmobiliario industrial en mercados consolidados, así como la ampliación de la oferta industrial en el Noroeste de México.

Adicionalmente, la firma cerró el pasado 13 de noviembre vía su CKD Finsa la adquisición a Tredec de un portafolio industrial de 10 propiedades ubicadas en Santa Catarina, Nuevo León.

Estas y otras operaciones vistas recientemente no son una casualidad. Aquí hemos platicado de la recuperación del negocio inmobiliario industrial, con una alta dependencia con la debilitada economía de Estados Unidos y el efecto negativo que la inseguridad impactaron en los últimos seis años.

Sin considerar la propia dinámica del mercado en el Bajío, desde Tijuana hasta Matamoros el cambio de manos de portafolios industriales ha sido posible por los recursos con que cuentan FIBRAS (Fideicomiso de Inversión en Bienes Raíces), además de las estrategias de grandes corporativos, motivaron la recuperación de inventarios para algunos desarrolladores que colocaron miles de metros cuadrados clase A.

En Tijuana, por ejemplo, la capital de las televisiones en el mundo compañías como Samsung, Sony y Panasonic han dinamizado el corredor en los últimos años.

Juárez por su parte, ha venido registrando una actividad complementada por el efecto que han creado empresas de electrodomésticos como Electrolux, que actualmente opera en la zona en un parque industrial de 200 mil metros cuadrados para ensamblar directo a Estados Unidos.

Así que este mercado, el de mayor integración y crecimiento vinculado al desarrollo maquilador, seguirá generando oportunidades reales de inversión y expansión.