Opinión

La nueva apuesta de Ruiz Sacristán en IEnova

 
1
 

 

Carlos Ruiz. (Especial)

Uno de los negocios que atrae el interés de los inversionistas nacionales y extranjeros es el transporte y almacenamiento de combustibles, algo que hasta antes de la reforma energética no existía en México. A la fecha, se han apuntado firmas como Sierra Oil & Gas y Kansas City Southern México (KCSM), y otra que no se queda atrás es Infraestructura Energética Nova (IEnova) que dirige Carlos Ruiz Sacristán.

Aunque en los últimos años se ha enfocado mayormente a la construcción de los principales gasoductos en México, incluidos Los Ramones Norte y el de Sonora, ahora quiere meterse al negocio del transporte y almacenamiento de combustibles, el cual calcula puede llegar a valer 10 mil millones de dólares al año a partir de 2025.

Por eso, a inicios de esta semana presentó su propuesta para participar en la licitación de una terminal marina para la recepción, almacenamiento y entrega de fluidos, que sirve para la importación de gasolina de otras partes del mundo. En el IEnova Day con inversionistas, celebrado el miércoles, Tania Ortiz Mena, directora de nuevos proyectos de la compañía, destacó el interés del grupo en tres negocios: transporte de gas natural; generación eléctrica por fuentes renovables y ahora en los combustibles.

Como parte del fondeo de los proyectos de transporte y almacenamiento de combustibles, IEnova contempla establecer alianzas con empresas extranjeras o aumentos de capital. En 2016 el grupo pagó 850 millones de dólares en dividendos, 20 por ciento más que en 2013, y su expectativa es mantener la tendencia de incremento. Buena estrategia para atraer inversionistas, ¿no cree?


KIA por pequeñas ciudades

El próximo 30 de junio la coreana KIA cumplirá dos años de haber llegado a México, periodo en que se convirtió en la séptima marca de autos más vendida del país, al superar a jugadores como Ford, Mazda y Hyundai, que tienen más tiempo en el mercado. Además, en mayo pasado cumplió un año de empezar a fabricar autos en su planta de Pesquería, Nuevo León.

Pero estos logros no tienen satisfecha a la marca que en México lidera Horacio Chávez. Aunque a la fecha tiene una red de 83 distribuidores que le permiten cubrir más de 90 por ciento del territorio nacional, para 2018 planea colocar agencias más chicas con la finalidad de entrar a ciudades pequeñas.

Al tiempo que analiza dónde incursionar con estos nuevos distribuidores, KIA tiene el objetivo de crecer su participación en el mercado de las ventas, la cual se ubica en 5.5 por ciento, según datos de la AMDA.

Como parte de ello, impulsará la comercialización de sus modelos más icónicos, como el Sportage, que ya es el cuarto SUV más vendido en el país, mientras que su modelo Óptima es el tercer coche vehículo de lujo más demandado en el mercado. Con mucho ‘gas’ por delante.

GM y Fiat no quieren cambios

En más del sector automotriz, resulta que las grandes armadoras de Estados Unidos quieren tener un perfil bajo en la renegociación del TLCAN. Le hablamos de General Motors (GM) y Fiat Chrysler Automobil (FCA), que lideran Mary Barra y Sergio Marchionne, respectivamente.

Estas empresas no quieren convertirse en el próximo objetivo político del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como le sucedió a Ford con su pasado CEO, Mark Fields. Por ello se limitaron a mandar “emisarios” a la Casa Blanca para instruir a los asesores de Trump sobre la importancia del TLCAN para ellos.

Nos dicen que GM y FCA no quieren que se le mueva nada al actual TLCAN en la parte automotriz y han advertido que un cambio radical del acuerdo puede ser muy negativo para sus negocios y empleos que tienen en Estados Unidos. Que conste, pues.


También te puede interesar:
Los retos del nuevo CEO de The Home Depot México
Los ahorros de Claudio X
Secretos en alemán