Opinión

La novedad electoral

1
    

      

El INE se reúne con padres de normalistas desaparecidos

La principal novedad en las elecciones de junio próximo es la determinación de la CNTE y la CETEG de impedir los comicios en Guerrero y Oaxaca, lo que deslegitimaría todo el proceso en el país.

Morena es el brazo partidista de la CETEG y la CNTE, y se va a montar, después de los comicios, en el coro para anular las elecciones.
Aunque sólo cumplan parcialmente su objetivo, será suficiente para impugnar la validez general de la elección.

Van a manchar los comicios para erosionar a las instituciones. Recordemos que sólo con ellos en el poder hay legitimidad.

Ni el gobierno federal ni los locales parecen tomar en serio esta convocatoria a impedir las elecciones constitucionales, lo que es una abierta apología del delito.

Los padres de los 43 normalistas asesinados en Iguala, mascarón de proa de la CETEG, entregaron un documento mediante el cual informan que en Guerrero “no están dadas las condiciones para llevar a cabo las elecciones”.

La idea es “elegir a los representantes de manera directa, a través de usos y costumbres, sin que tengas una credencial o que instituciones públicas tengan que participar en esa elección porque los votos son comprados y gana quien tenga que ganar”, expresó Isidoro Vicario, representante legal del Centro de Derechos Humanos de Tlachinollan.

En Oaxaca la CNTE expuso con claridad: “que no lo duden el gobierno federal ni el INE, porque el boicot electoral no es un amago, es una determinación de nuestra asamblea plenaria que se tendrá que acatar y llevar a cabo”.

Mohamed Otaki Toledo, vocero de la sección 22 de la CNTE, informó que el boicot incluirá bloqueo de carreteras, y la toma de las 11 juntas distritales.

Desde luego no excluyen el uso de la fuerza: “si hay violencia se responderá con violencia”, expresó el vocero.

Sobre aviso no hay engaño. Ahí está lo que van a hacer la CNTE y la CETEG, que es cometer un delito el día 7 de junio para manchar el proceso electoral.

Van a impedir que los ciudadanos de dos estados –aunque también anuncian acciones de boicot en otras entidades– elijan libremente a sus autoridades, como corresponde en un sistema democrático y como está plasmado en la Constitución.

Da la impresión de que el gobierno y el INE están confiados en que habrá una suerte de aislamiento político hacia los maestros, ya que Morena está compitiendo en las elecciones y no le hará el juego al boicot electoral.

Allá el que quiera creer ese cuento, pues Morena, la CETEG y la CNTE son una misma cosa y persiguen idénticos objetivos: erosionar la vida institucional del país porque sólo en el caos podrán llegar al poder.

Las acciones desestabilizadoras de esas agrupaciones magisteriales encontrarán eco en Morena, que pedirá la anulación de los comicios por las irregularidades en Oaxaca y Guerrero y el “fraude generalizado en todo el país”.

No importa que Morena obtenga diez, doce o catorce puntos en las elecciones: ellos van por el debilitamiento de las instituciones democráticas para que los comicios de 2018 sean sólo un trámite que sellará el acceso al poder de su mesías.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
AMLO, ¿paga favores a Abarca?​
Política y economía, divorciadas
El tercer sobre de Peña Nieto