Opinión

La NASA vigila
el viñedo de Ricardo

1
 

 

Viñedo

Hace pocas semanas la ciudadana española avecindada en México Olga Vázquez, que vive también buena parte del año en Londres, viajó a la capital del Reino Unido y asistió a una peculiar cata de expertos de vino, en la que entre los más exigentes se encontraban los subastadores de la casa Christie’s. La cata tenía como propósito que los expertos evaluaran vinos de Australia, que como se sabe, han ganado cartel en todo el mundo por sus atributos. Los vinos australianos no son baratos, pero nunca decepcionan.

Pero Olga hizo una travesura: en la cata a ciegas insertó un vino mexicano sin que nadie se diera cuenta. Se trataba del “Tabla No. 1”, un vino malbec creado en el viñedo Santa Elena de Aguascalientes. El resultado fue sorprendente: la mayoría de los catadores detectaron la diferencia, pero dieron excelentes puntajes. El rango de precio que sugirieron para el vino aguascalentense fue de entre 35 y 50 libras esterlinas; es decir, un vino de gama media-alta.

Hacer vino no es sencillo. Pero Santa Elena está haciendo una hazaña. Sus vinos están siendo reconocidos como una innovación a la que hay que mirar. El propio gobernador de Aguascalientes, Carlos Lozano, hizo una pausa sumamente extensa para degustarlos durante de la expo agroalimentaria en el marco de la Feria de San Marcos 2015, que terminó ayer domingo.

Detrás del proyecto de Santa Elena se encuentra Ricardo Álvarez, un empresario de Aguascalientes que está realizando innovaciones en la región. Su apuesta no es por el volumen, sino por la calidad. Para cuidar milimétricamente sus viñedos, Álvarez contrató la vigilancia de la NASA sobre sus tierras. ¿Qué hace esta agencia espacial con los viñedos? Los vigila acuciosamente. De manera periódica toma fotografías súper especializadas desde el espacio para mirar condiciones climáticas reflejadas en los cultivos, así como modificaciones aparentes que pudieran resultar en variaciones de calidad.

Asimismo, Álvarez introdujo la tecnología más sofisticada en el viñedo, inyectando a la vid agujas que miden el grosor del tronco y que permiten detectar el aprovechamiento del agua que cada árbol toma del suelo. Es un obsesionado de la calidad. En adición a lo anterior, el famoso enólogo Hugo D’Acosta ha apoyado en sus procesos a Santa Elena. De ahí que la travesura de Vázquez resultara exitosa en Londres.

El gobierno ya detectó el potencial de Viñedos Santa Elena. De la mano de FIRA (Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura, dependientes del Banco de México), se ha conseguido la financiación para construir una vinícola en el viñedo; es decir, un lugar para recibir invitados, lo que hará la experiencia más completa.
¿Tiene potencial? Mucho.

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
Espaldarazo de Stiglitz a Mancera en el WEF
Falta la reforma judicial: OCDE en el WEF
Las 24 horas clave de Peña en el WEF