Opinión

La madre de la desconfianza

1
   

    

Línea 12. (Foto: Cuartoscuro)

Sí, es verdad que la desconfianza es el signo de nuestro tiempo en el país, y los responsables principales están en la clase política.

Resulta que se adjudicaron de manera directa trenes que no sirven para la Línea 12 del Metro, y que el trazo de la vía está mal hecho, y al responsable final de la obra, el jefe de Gobierno, lo hacen diputado federal por un partido que es negocio personal de su dueño.
Ante eso no pasa nada. ¿Eran inocentes los autores de la estafa? ¿No existió el atraco que tiene parada a la Línea 12?

Esos 45 mil millones de pesos mal gastados, más el financiamiento al partido Movimiento Ciudadano de Dante Delgado, salen de los impuestos que pagamos y de la venta de petróleo.

Se hizo un escándalo por el tema de la 'casa blanca', que es infinitamente menor al atraco por la Línea 12 del Metro, y uno de los gestores de ese muy buen golpe mediático fue la gente de Marcelo Ebrard, que es, a su vez, responsable del desastre de la Línea 12 con decenas de miles de millones de pesos de los capitalinos.

De ese dinero que se dilapidó, por decirlo de una manera eufemística, ¿no fue una cantidad para el partido de Dante Delgado, y con ello se compró una candidatura y hasta una futura coordinación del grupo parlamentario?

Puede que sí o que no. Yo sí tengo desconfianza.

Como apuntaba ayer Héctor Aguilar Camín en su columna de Milenio, ¿por qué el gobierno de Felipe Calderón, más su partido, el PRI y el PRD, descabezaron al IFE después de las elecciones de 2006?
Ahí Felipe Calderón ganó por medio punto y los ciudadanos tuvimos la posibilidad de seguir minuto a minuto el conteo de los votos por televisión, y ganó el candidato del PAN.

Pero unos meses después le cortaron la cabeza a Luis Carlos Ugalde, presidente del IFE y a los consejeros. ¿Entonces? ¿No que habían hecho bien su trabajo?

López Obrador dijo que le robaron la elección, y el gobierno y los partidos accedieron a cambiar a los consejeros que de manera honesta condujeron el proceso más difícil de la historia.

Entonces la duda es inevitable, y la compró un porcentaje respetable de la población: se robaron la elección, por eso quitaron a los consejeros del IFE. Hicieron mal su trabajo.

Seis años después desaparecieron al IFE, por desconfianzas del PAN.
O sea, ese organismo que era de las instituciones más creíbles para los mexicanos, no resultó ser lo correcta que creíamos. Por algo lo cambiaron.

Quiere decir que el IFE sí hacía trampas, las ocultaba y las prohijaba. ¿No? ¿Entonces por qué lo desaparecieron?

Está el caso político-judicial más escabroso de los últimos años o décadas: Ayotzinapa. La PGR hizo una investigación minuciosa, concluyó que los normalistas fueron secuestrados por la Policía de Iguala, entregados a Guerreros Unidos cuyos sicarios los mataron, los incineraron y echaron sus cenizas al río.

Los autores materiales e intelectuales están casi todos confesos y en la cárcel… y quitan al procurador que llevó el caso.

¿Por qué lo quitaron? La moraleja que manda ese cambio de procurador es que los resultados que presentó Murillo Karam no fueron reales.

En lo dicho, la clase política es la madre de la desconfianza.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
Primeros tiros contra Arely Gómez
La Tuta, una detención formidable
Dante y Ebrard, del brazo al infierno