Opinión

La llegada de Imaz

La renuncia del Comisionado Nacional de Seguridad, Manuel Mondragón y Kalb, vino fraguándose desde tiempo atrás.

Las versiones de que ya se iba corrían entre los cercanos desde hace más de dos semanas. Pero la casi inadvertida en México fuga de cinco internos en el Cefereso de Ciudad Juárez, ocurrida el viernes, fue la gota que derramó el vaso.

La decisión era conocida por un grupo pequeño desde el sábado pasado, aunque se vaya a hacer efectiva hasta hoy.

El relevo estaba preparado, y salvo que hubiera sorpresas de última hora, Miguel Osorio Chong consolidará su control al colocar como Comisionado a Eugenio Imaz, uno de sus hombres de mayor confianza, quien era titular del Cisen.

Seguramente en el curso de esta semana se hará la propuesta al Senado y en los primeros días de abril a más tardar, será ratificado.

Mejor no hacer olas

A lo mejor es puro sospechosismo, pero el cambio de sede para la ceremonia conmemorativa de la expropiación petrolera fue para no contaminarla con el espinoso tema de Oceanografía.

Se sabe que el programa oficial apuntaba hace algunas semanas a Campeche y sus murallas –la cuna de los Mouriño y de la empresa del escándalo-, pero de última hora la decisión fue llevar la fiesta a Cosoleacaque, Veracruz.

Nunca como ahora la tranquilidad campechana se alteró con el escándalo de la empresa naviera que no sólo se llevó al baile a Citigroup, sino a otros importes bancos.

Mientras avanza la investigación, hoy la atención estará centrada en el discurso del presidente Enrique Peña Nieto. Lo que se quiere es que poco a poco el foco de atención regrese a la reforma energética y deje de lado a Amado Yáñez y sus transas.

Arrigunaga, firme

Por cierto que quienes piensan que el abogado Javier Arrigunaga podría estar en peligro de perder su silla en Banamex y en la presidencia de la Asociación de Bancos de México (ABM), van a quedarse con las ganas.

Allí se va a quedar… pese a Oceanografía.