Opinión

La ley y el Partido Verde

1
 

 

PVEM. (Cuartoscuro)

El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) dice que cumple sus propuestas.

Las propuestas no se cumplen, ya se sabe. Las propuestas se presentan, se cabildean, se defienden, pero no se cumplen. En todo caso, las promesas son las que se cumplen o no.

El Partido Verde presume de haber logrado que algunas de sus propuestas se hayan convertido en ley.

Pero, curiosamente, el mismo partido no cumple la ley.

El 31 de diciembre del año pasado, la Comisión de Quejas y Denuncias del Instituto Nacional Electoral (INE) determinó declarar procedentes las medidas cautelares solicitadas por el Consejo del Poder Legislativo del PAN. Tales medidas consisten en el retiro inmediato de algunos anuncios de propaganda fija, así como de los llamados “cineminutos”, difundidos en las salas de cine de las cadenas Cinépolis y Cinemex.

El 6 de enero la Unidad de lo Contencioso Electoral abrió de manera oficiosa un procedimiento ordinario sancionador por el incumplimiento de esas medidas, ya que las empresas exhibidoras de cine siguieron difundiendo los anuncios. ¿Cumplir lo que determinó el INE? ¿Para qué?

El 21 de enero, nótese el periodo entre su primera disposición y la segunda, el INE ordenó nuevamente la suspensión inmediata de los promocionales del PVEM en cines.

El 6 de febrero el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinó que las empresas exhibidoras de cine deben suspender la difusión de los spots del PVEM, por considerar que vulneran la equidad de cara a las elecciones federales del 7 de junio.

El 8 de febrero el PRD promovió una nueva querella ante la Comisión de Quejas del INE en contra de la campaña de posicionamiento del PVEM con los slogans 'Propuestas cumplidas' y 'El Verde cumple lo que propone', y pidió suspenderlas. El PRD tuvo que insistir en un asunto juzgado sencillamente porque las resoluciones de las instancias correspondientes, después de más de 40 días, no se habían cumplido.

¿De qué sirven las leyes y las resoluciones de los órganos facultados para regular los procesos electorales si no se cumplen?

Tal vez el INE deba dejar de ordenar y empezar a suplicar. Y el Poder Judicial haría bien en incluir la expresión “por favor” en sus determinaciones. Porque quizá lo que suceda es que le están hablando muy golpeado al Partido Verde.

Apuntemos, además, que el PVEM presume de haber logrado que la máxima condena a los secuestradores sea ahora de 140 años. Antes del trámite legislativo que amplió la sanción, ésta era de 70 años.

Gran logro el del Partido Verde: puede que ahora quienes estén planeando un secuestro lo piensen dos veces pues, en caso de ser sometidos a juicio por tal delito, ya no enfrentarán la deliciosa condena de 70 años sino de 140. Harán la cuenta los secuestradores y dirán: antes, si lo sentenciaban a uno cuando tenía 20 años de edad, podía salir de prisión a la muy jovial edad de 90 años, pero ahora, horror, saldrá uno a los 160. Ya para qué.

¿De veras creen que el secuestro se combatirá eficazmente con un aumento superfluo de las condenas?

Adicionalmente, hay en el discurso de los spots del Verde relativos al secuestro un acento en la venganza, más que en la justicia. Que se pudran, dice la actriz. Lo mismo dirán los dirigentes del Verde respecto del INE, del Poder Judicial y de los espectadores: que se pudran.

El PVEM y las cadenas exhibidoras de cine deben cumplir lo que han ordenado las autoridades electorales y judiciales. Es sencillo: suspendan los anuncios.

El Partido Verde ganaría: se ahorraría las rechiflas (y otros mensajes más fuertes) de los espectadores; despertaría menos rechazo de la gente; dejaría de generar resentimientos debido al mal gusto de sus spots; y, finalmente, demostraría que es capaz de cumplir la ley.

También te puede interesar:
Conflicto de interés
Desaparecidos entre los desaparecidos
¿Quién es Malala?