Opinión

La inmigración y el referéndum en Suiza

 
1
 

 

Inmigrantes

GINEBRA, Suiza.- El tema de la inmigración provoca puntos de vista opuestos, ya que mientras algunos la consideran benéfica, otros se le oponen ya que creen que quita oportunidades de trabajo a la población local. Según los modelos clásicos del desarrollo los países crecen como resultado del incremento en los factores de la producción y la mayor productividad de los mismos. Estos factores son la tierra (que es fija), el capital (que es la inversión acumulada), el aumento en la mano de obra (que resulta del crecimiento de la población y la inmigración) y la capacidad empresarial.

En la medida en que se incrementan los factores de la producción crecen las economías, por lo cual es conveniente que los países tengan inmigración, sobre todo de población situada en la parte productiva de su ciclo de vida y que tengan un elevado nivel de educación (esto es, el capital humano). Durante varios siglos los distintos gobiernos veían con simpatía e incluso fomentaban la inmigración, ya que esto permite que suba la producción, el consumo local y la recaudación fiscal, aparte de otros beneficios sociales. Hay que resaltar que también puede presionar ciertos salarios a la baja en el corto plazo y crear otros problemas, sobre todo si la inmigración es muy elevada y no se integran a la población del país receptor.

En Europa el tema de la inmigración es motivo de fuerte discusiones en la actualidad, ya que el continente ha recibido cientos de miles de personas desplazadas por la guerra civil en Siria e Irak, así como de los movimientos violentos de la antigua Yugoslavia, de Afganistán, Ucrania y otros más. Además, es frecuente que los inmigrantes tengan bajo nivel de educación y existe el riesgo de que entre los mismos se encuentren delincuentes buscados por la ley en sus países, lo que genera temor y desconocimiento en los distintos países receptores.

Esto está generando problemas en varios países como Turquía, Grecia e Italia, que se suman a los causados por la crisis financiera global, lo que fortalece movimientos y partidos políticos que desean que se cierren las fronteras a la inmigración e incluso al comercio internacional (el cual eleva el nivel de vida de la población en su conjunto).

En la actualidad destaca que las solicitudes de asilo en Europa se elevan a casi 200 mil mensuales, de las cuales una tercera parte son para Alemania. Por lo anterior, hay partidos políticos xenófobos que proponen el cierre de las fronteras a la inmigración e incluso la expulsión de la población de otras nacionalidades, como ya sucede en Alemania, Francia, Hungría, Polonia e incluso Suiza.

En este último país el Partido Popular Antiinmigración (SVP) ganó la mayoría en las elecciones parlamentarias el pasado octubre y propuso la iniciativa legislativa de “Una eficiente expulsión de los criminales extranjeros”, siendo que en esta categoría caen aquellos que tengan dos o más faltas de tráfico en un periodo de diez años o delitos mayores. La percepción es que la iniciativa era un mecanismo para sacar a los extranjeros.

Sin embargo, a diferencia de lo que sucede en la gran mayoría de los países, aquí las iniciativas deben de ser aprobadas no sólo por el Parlamento sino también por una mayoría de los votantes. Así, el domingo pasado se tuvo el referéndum para aprobar cuatro iniciativas, entre las cuales estaba ésta, así eliminar la fiscal que eleva los impuestos a las personas casadas en donde ambos tienen ingresos (lo cual propicia que las parejas vivan juntas, pero no contraigan matrimonio). Cerca de tres quintas partes de los votantes dijeron NO a la disposición legal de expulsión de extranjeros, con lo que esta nación mostró su disposición de apertura.

Sin embargo, en la medida en que las naciones tengan caída en sus ingresos habrá más movimientos xenófobos en el futuro, que se sumarán a los que existen en Estados Unidos. Por lo mismo, es necesario llevar adelante políticas que propicien el crecimiento del empleo, del ingreso y de la creación de nuevas empresas en México para evitar que se agraven los problemas sociales de México en el futuro.

Correo: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
Medidas de ajuste y reunión de Álamos Alliance
¿Qué pasará ahora con la economía mexicana?
Sigue devaluándose el peso mexicano