Opinión

La inflación a través de las gafas de Unilever

 
1
 

 

Paleta. (YouTube)

Ahora que la inflación rebasó el 3 por ciento anual —de acuerdo a datos dados a conocer por el INEGI el martes— y que seguimos a la espera de que todo el efecto de la depreciación del tipo de cambio aterrice por completo en los precios de los bienes y servicios que compramos los mexicanos, resulta pertinente analizar qué ocurre al nivel de una de las corporaciones con mayor presencia de mercado en el país y que recientemente de manera indirecta reveló cómo se viven estos fenómenos económicos en sus productos: Unilever.

Unilever es una de las firmas globales con uno de los cuerpos directivos más sofisticados y completos que hay en el mundo. Consistentemente aparece en listas de empresas ejemplares. Hace unos días esta empresa anglo-holandesa dijo que en América Latina su negocio está siendo impactado por una demanda retraída, e incluyó datos que revelan cómo ha sorteado la depreciación de las monedas en la región.

Dijo la empresa que en el tercer trimestre ha “continuado con el incremento en precios para compensar los incrementos en costos derivados de la depreciación”. En otras palabras: ha tenido que encarecer sus productos. Asimismo, dijo que los “volúmenes se han contraído dramáticamente por un menor ingreso disponible de los consumidores”. En una palabra: adversidad.

El equipo de Unilever en México, encabezado por Fabio Prado, debe estar haciendo malabares para cuadrar una condición externa que representa un reto para el crecimiento comprometido con la corporación.

Aquí la moneda se depreció incluso más de 15 por ciento en algunas semanas del año respecto del cierre de 2015. Marcas como los desodorantes Axe; el condimento Knorr; el jabón Dove; o las paletas Magnum deben estar sufriendo ajustes en presentaciones y cantidades para equilibrar el efecto de la depreciación, según podría inferirse de la comunicación de la empresa (hace unos días la firma fue sujeta de una polémica por haber subido en Reino Unido el precio del “Marmite”, una asquerosa pasta de levadura que a los británicos les agrada untar en el pan).

Todas las unidades de negocio de Unilever crecen por arriba del mercado: cuidado personal, 4.8%; alimentos, 2.1%; cuidado del hogar, 5.6% y refrescos 4.2%. No obstante, en el 3er. trimestre es donde más retos observó esta firma, experimentando un crecimiento total de 3.2 por ciento, apenas por arriba de su meta anual.

¿Qué podemos esperar de esta empresa en México? Que su extraordinario aparato de mercadotecnia redoble esfuerzos para compensar el reto del deterioro en márgenes por depreciación; además de ajustes en presentaciones y precios. Pero milimétricos, porque si algo sabe hacer Unilever es cubrir sus riesgos y cuidar a su consumidor.

Twitter:@SOYCarlosMota

Correo:motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:

Andrés Conesa, el jinete que redujo los costos de Aeroméxico

HP crece 5.0%; ¿podría salir de terapia intensiva?

El héroe empresarial que anda en moto: Pepe Shabot