Opinión

La industria manufacturera bien, pero polarizada

24 abril 2017 5:0
 
1
 

 

¿La ropa inteligente salvará la industria textil británica?

La industria manufacturera nacional, en su conjunto, ha tenido un muy buen arranque de año. De acuerdo con los resultados de la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera (EMIM) del INEGI, en el primer bimestre de 2017 el valor de las ventas de esta industria sumó 1.115 billones de pesos, cifra nominalmente 16.4% más elevada a la observada en el mismo bimestre de 2016.

Ahora, de este total a continuación se presenta cual es la participación relativa de cada rama de actividad manufacturera (en paréntesis se muestra su porcentaje de participación): Fabricación de equipo de transporte (32.06%); Industria alimentaria (16.31%); Industria química (10.81%); Industrias metálicas básicas (7.82%); Fabricación de productos derivados del petróleo y del carbón (5.52%); Industria de las bebidas y del tabaco (5.30%); Industria del plástico y del hule (3.56%); Fabricación de productos metálicos (3.40%); Fabricación de productos a base de minerales no metálicos (3.29%); Industria del papel (2.78%); Fabricación de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía eléctrica (2.71%); Fabricación de maquinaria y equipo (2.02%); Fabricación de equipo de computación, comunicación, medición y de otros equipos, componentes y accesorios electrónicos (0.93%); Fabricación de insumos textiles y acabado de textiles (0.79%); Fabricación de prendas de vestir (0.62%); Curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (0.54%); Otras industrias manufactureras (0.48%); Fabricación de muebles, colchones y persianas (0.33%); Impresión e industrias conexas (0.32%); Industria de la madera (0.21%), y Fabricación de productos textiles, excepto prendas de vestir (0.19%).

Estos datos resultan interesantes, ya que podemos ver que tres ramas manufactureras (equipo de transporte, la industria alimentaria y la industria química) representan casi el 60% de todo el valor de las ventas de la industria manufacturera en México. Sin embargo, esto no debe ser motivo para “hacer menos” a las demás, ya que la contribución al empleo de cada una de ellas es muy importante, tal como se aprecia a continuación.

Al mes de febrero de 2017, la EMIM reporta 3.644 millones de personas trabajando en la industria manufacturera en México; y de este tota a continuación se presenta como es que se distribuye el empleo en cada rama de actividad manufacturera (en paréntesis se muestra su participación relativa): Fabricación de equipo de transporte (23.2%); Industria alimentaria (18.3%); Fabricación de equipo de computación, comunicación, medición y de otros equipos, componentes y accesorios electrónicos (7.7%); Fabricación de productos metálicos (6.7%); Industria del plástico y del hule (5.5%); Fabricación de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía eléctrica (5.0%): Otras industrias manufactureras (4.8%); Industria química (4.1%); Fabricación de prendas de vestir (3.9%); Industria de las bebidas y del tabaco (3.4%); Fabricación de maquinaria y equipo (3.2%); Fabricación de productos a base de minerales no metálicos (2.7%); Industrias metálicas básicas (2.4%); Industria del papel (2.0%); Curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (1.7%); Fabricación de insumos textiles y acabado de textiles (1.6%); Fabricación de muebles, colchones y persianas (1.4%); Impresión e industrias conexas (0.8%); Fabricación de productos derivados del petróleo y del carbón (0.7%); Fabricación de productos textiles, excepto prendas de vestir (0.6%); e Industria de la madera (0.4%).

De esta manera, vemos que tres ramas de actividad manufacturera (equipo de transporte, la industria alimentaria y la fabricación de equipo de computación, comunicación, medición y de otros equipos) concentran casi el 50% del empleo manufacturero en México. Sin embargo, se debe destacar que hay industrias como la del “Curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos” que si bien representan apenas el 0.54% del valor de las ventas de la industria manufacturera, contribuye con el 1.7% del empleo manufacturero en el país.

Para que las anteriores cifras tengan mayor sentido, procedemos ahora a calcular el valor de las ventas del primer bimestre de 2017 entre el número de personas ocupadas en cada rama de actividad manufacturera y vemos que para la industria manufacturera en su conjunto este cociente fue de 306.08 miles de pesos por persona. Sin embargo, se aprecia una enorme diferencia cuando lo calculamos a nivel de rama de actividad, tal como se muestra a continuación:

Para el resto de las ramas de actividad los datos arrojan lo siguiente (en paréntesis se muestran miles de pesos de ventas por persona): Fabricación de productos derivados del petróleo y del carbón (2,356.90); Industrias metálicas básicas (1,015.09); Industria química (798.50); Industria de las bebidas y del tabaco (471.33); Industria del papel (430.19); Fabricación de equipo de transporte (423.63); Fabricación de productos a base de minerales no metálicos (374.45); Industria alimentaria (272.60); Industria del plástico y del hule (198.90); Fabricación de maquinaria y equipo (195.50); Fabricación de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía eléctrica (164.32); Industria de la madera (162.45); Fabricación de productos metálicos (154.95); Fabricación de insumos textiles y acabado de textiles (153.03); Impresión e industrias conexas (122.49); Fabricación de productos textiles, excepto prendas de vestir (106.09); Curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (96.09); Fabricación de muebles, colchones y persianas (71.57); Fabricación de prendas de vestir (48.82); Fabricación de equipo de computación, comunicación, medición y de otros equipos, componentes y accesorios electrónicos (37.29); y Otras industrias manufactureras (30.93).

Así pues, vemos que las ramas de actividad más “productivas” en términos de valor de las ventas por persona ocupada son las de fabricación de productos derivados del petróleo y del carbón, las industrias metálicas básicas y la industria química; mientras que la fabricación de equipo de transporte ocupa la sexta posición. Por su parte, vemos también que la diferencia entre la rama manufacturera de mayor nivel de ventas por persona y la de menor monto de ventas por persona es de 63 a 1, lo cual indica que algo no funciona bien y que se deben generar políticas públicas para ir disminuyendo la polarización manufacturera en México.

Se debe agregar que lo ideal es que este cociente de valor de las ventas por persona ocupada vaya en aumento año con año, y vemos que para la industria manufacturera en su conjunto, éste creció 12.3% en el comparativo del primer bimestre de 2017 respecto al mismo bimestre de 2016. Sin embargo, a nivel de rama de actividad vemos lo siguiente (en paréntesis se muestra la tasa de aumento o disminución): Fabricación de productos derivados del petróleo y del carbón (35.0%); Industrias metálicas básicas (21.9%); Industria química (21.4%); Fabricación de productos a base de minerales no metálicos (16.2%); Fabricación de productos metálicos (13.9%); Impresión e industrias conexas (13.1%); Fabricación de equipo de transporte (12.5%); Fabricación de prendas de vestir (10.8%); Industria de la madera (10.6%); Fabricación de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía eléctrica (10.4%); Fabricación de muebles, colchones y persianas (9.8%); Industria alimentaria (8.4%); Industria del plástico y del hule (7.7%); Industria de las bebidas y del tabaco (6.3%); Fabricación de maquinaria y equipo (6.1%); Fabricación de productos textiles, excepto prendas de vestir (5.9%); Industria del papel (5.3%); Curtido y acabado de cuero y piel, y fabricación de productos de cuero, piel y materiales sucedáneos (4.3%); Fabricación de insumos textiles y acabado de textiles (4.1%); Otras industrias manufactureras (-2.9%); y Fabricación de equipo de computación, comunicación, medición y de otros equipos, componentes y accesorios electrónicos (-8.7%).

Nuevamente los datos nos muestran una enorme polarización en el desempeño de la industria manufacturera mexicana. En base a lo anterior, el gobierno federal debería hacer un diagnóstico más a detalle para encontrar las causas que hacen que 6 ramas de actividad manufacturera hayan crecido en el valor de sus ventas por persona ocupada a una tasa nominal inferior al 6%, es decir, que no tuvieron un incremento en términos reales en el último año. Estas 6 ramas de actividad no son poca cosa ya que generan más de 666 mil empleos, lo que equivale al 18.3% del total del empleo manufacturero en México en febrero de 2017.

A manera de conclusión podemos señalar que es altamente positivo que la industria manufacturera en México esté tendiendo un muy buen arranque de año; sin embargo, para que los beneficios de este crecimiento lleguen a más sectores de la población, se deberían establecer incentivos para la tecnificación y capacitación en los sectores manufactureros que muestran los mayores rezagos en productividad. Sería importante entonces realizar los diagnósticos necesarios y elaborar las propuestas de políticas públicas que se traduzcan en una industria más competitiva que inclusive pague mejores salarios.

El autor es director general GAEAP.

Correo:alejandro@gaeap.com

Twitter:@alejandrogomezt

También te puede interesar:

El mercado interno se desinfla

El TLCAN 2.0 es acerca del control, no del libre comercio

El endurecimiento de la política comercial estadounidense