Opinión

La hora Saba

  
1
Manuel Saba Ades

  

Manuel Saba Ades

Son 951 millones de pesos. Eso es lo que debe pagar de este miércoles en una semana la hueste de Manuel Saba Ades, de Grupo Casa Saba. Pero hay un problema: la empresa lleva un año fuera del negocio de distribución de medicinas y ya volteamos a ver cuánto hay en la caja y en marzo les quedaban 94.9 millones. Ni el 10 de propina.

¿A quién le deben? A Mi Banco, de Juan Antonio Hernández, que le cobra TIIE más dos puntos.

Además de su deuda bancaria, en menos de un año Casa Saba debe liquidar 380 millones de pesos a laboratorios farmacéuticos que le confiaron la distribución de su producto.

¿Salidas? No hay muchas. Ha buscado vender sus centros de distribución para desendeudarse, pero no ha habido quien le entre a un negocio que perdió atractivo por el reparto de autoservicios y cadenas de farmacias. ¿Incumplimiento, concurso mercantil? No descarte nada.

Se alistan para el impacto
El diseño del Tsuru sigue tal como en el año de la devaluación de 1995 y ahora quieren pedir que este vehículo venga con bolsas de aire.

Desde hace un par de meses se alista una nueva norma que obligará a las armadoras de autos a que todo vehículo que vendan en México cuente con esa protección, considerando especificaciones de organismos de la ONU sobre seguridad vial.

Todo se vincula al escándalo de las bolsas defectuosas de Takata que en Estados Unidos cobró vidas. ¿Recuerda?

También de la denuncia de grupos sociales sobre la falta de una regulación en el país. Ahora desde la AMIA, que lidera Eduardo Solís, se negocia esta propuesta cuyos primeros resultados podrían concretarse en el primer trimestre de 2016.

Para Nissan, fabricante de Tsuru, hay todo un reto. Latin Ncap, dedicada a medir la seguridad de los vehículos en Latinoamérica, lo ve como el menos seguro de todos.

Farmacias GI quiere 'recetarse' a la competencia
El mercado de genéricos es el remedio de muchos en la industria farmacéutica. El 85 por ciento de los medicamentos que se distribuyen en México corresponde a dicha categoría, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos (Amelaf).

Roberto León, jefe en Farmacias GI, sabe del potencial de esa industria, ya que quiere abrir al menos 500 nuevas unidades hacia 2018, para llegar a dos mil sucursales.

Con esto, competirá con Farmacias del Ahorro, uno de los principales jugadores en el sector y también con Farmacias Benavides. Actualmente, lo hace de manera directa con Farmacias Similares. Sí, hay registros de que como lo hace ésta última, GI también usa una botarga bailarina afuera del negocio.

No hace mucho, Farmacias GI puso en marcha un plan de renovación de la imagen de sus unidades y de su modelo de negocio para tener mejores armas contra su competencia. ¿Ya le abrieron una cerca de su casa?

También te puede interesar:
​Calienta motores
Pan Verde
Postergan internet gratis