Opinión

La grave indefinición de AMLO

    
1
   

    

amlo (Cuartoscuro)

Todo el espectro político ha tomado postura ante un hecho relevante para nuestra vida económica presente y futura, como es la renegociación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, menos el principal líder opositor.

López Obrador tiene que decir de qué lado está en el caso del TLC.

¿Cuál es su posición?

Es el líder de millones de mexicanos que lo ven como una esperanza para resolver los temas nacionales, y no se pronuncia sobre el principal en materia económica.

¿Acaso le da pena decir que coincide con Donald Trump y está por echar abajo el TLC?

Él ha sostenido desde que se negoció el TLC que está en contra. Que le ha hecho daño a México. Ahora es el momento de explicarlo mejor.

De qué sirve que tenga como asesores a Alfonso Romo, Miguel Rincón y otros empresarios si sólo los utiliza para dar la apariencia de que no es contrario al sector privado.

Sus asesores le hacen un plan de gobierno que sea del gusto, o le quite el miedo, al empresariado.

Muy bien. Pero aquí hay un tema central de la vida económica de México y no se pronuncia. ¿Qué esconde?

O tal vez su silencio es sólo vergüenza de admitir que por años estuvo equivocado, que engañó a sus seguidores, que se opuso sólo por llevar la contraria.

En estos días en que se juega el destino de un modelo de desarrollo, abierto al comercio con América del Norte, a la manera en que se negoció en 1992 y 1993, hay que decir lo que se piensa.

Más aún cuando el que guarda silencio puede ser el Presidente de México a partir de diciembre del próximo año.

No se vale ir por el país, en mitin tras mitin, diciendo insultos y gracejadas sin tocar el tema fundamental.

Ha planteado generalidades, como el caso de que a los campesinos les ha ido mal, lo cual es una verdad a medias porque a muchos les ha ido muy bien gracias al Tratado.

¿Les va a decir a los exportadores de la industria agroalimentaria que ya no le vendan a Estados Unidos?

Según esa lógica, como a unos no les ha ido bien –aunque no han perdido–, a los exportadores de frutas, ganado y hortalizas les tiene que ir mal de ahora en adelante.

A los que no les ha ido bien no ha sido por culpa del Tratado, sino por falta de apoyos suficientes dentro de México, o porque la demagogia revolucionaria a la que AMLO pertenece les entregó tierras inservibles.

Si apretamos a EU aún más en el tema del campo, ¿en qué hay que ceder ante Trump? ¿Aceptar que le pongan aranceles a nuestros aguacates, limones, calabazas…? Es una negociación. Dando y dando. Exprésese AMLO.

Tiene que decir puntos concretos que no le gustan del intercambio comercial en el sector automotriz. En la fabricación de maquinaria eléctrica. En el sector aeronáutico.

México es hoy, gracias al TLC, el país de América Latina que más manufactura exporta. Más que Brasil, Argentina, Colombia, Chile, Perú, Ecuador, Venezuela, Costa Rica y el resto de las naciones latinoamericanas… ¡juntas!

¿No quiere TLC López Obrador? Que lo diga. Y que no se la pase en pleitos de arrabal con escupitajos verbales a los que no piensan como él.

Seriedad, candidato. Seriedad ante un tema sobre el que es preciso pronunciarse.

Donald Trump quiere anular el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

¿Qué piensa usted, López Obrador?

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
TLC, cambiaron de opinión… pero falta uno
TLC, el triunfo de Salinas
El saqueo a Pemex, impune... y le exigen que compita